Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa de vacaciones en el interior de São Paulo fue construida para una familia con dos hijos adultos. El proyecto se divide en dos volúmenes principales, desplazados uno del otro. La planta baja contiene el área social, mientras que el volumen superior alberga las habitaciones más protegidas. El área social está totalmente integrada con el exterior, abriéndose a la vista del campo de golf que se encuentra justo delante. Por el contrario, el lado de la casa que da a la calle está más cerrado, lo que garantiza la privacidad. El piso superior alberga tres habitaciones. El dormitorio principal tiene su propia antesala, que los residentes pueden usar como oficina y sala de estar íntima. La planta superior también incluye un gimnasio y una sala de juegos, ambos con acceso completamente independiente. En la planta baja, además del área social, hay dos dormitorios para huéspedes. Un largo mueble hecho de madera de freijó divide el comedor y la cocina, haciendo uso de ambos lados y creando un pasillo de acceso que conecta la entrada de la casa con el final del comedor. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir