Agrandar imagen | Ver tamaño original
Las puertas cortafuego (PCF) son puertas que cumplen con los estándares de resistencia al fuego y pueden evitar que el fuego (o el humo) se propague por los pisos o espacios habitables de un edificio, permitiendo a las personas evacuar con seguridad ante un incendio. ¿De qué material están hechas? Las puertas cortafuego pueden estar compuestas por una o dos hojas, y están hechas de una combinación de distintos materiales, como fibra cerámica y acero. Sus herrajes incluyen mecanismos específicos de cierre y bloqueo automático. Para garantizar una protección efectiva y completa, todos los componentes (incluidas las cerraduras y las bisagras) también deben cumplir con las normas técnicas anti-incendios de cada país. ¿Dónde deben ubicarse? En gran parte del mundo, el uso de puertas cortafuego es obligatorio para edificios con una altura de más de cuatro pisos. Por lo general, se incorporan en el área de escaleras, incluyendo dos puertas cortafuegos y un espacio lo suficientemente grande como para dar cabida a una silla de ruedas, manteniendo a las personas seguras hasta la llegada de rescate. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir