Agrandar imagen | Ver tamaño original
Con una iniciativa muy audaz, el Reino Unido le otorga por primera vez prioridad a sus ciclistas y peatones. La ciudad está ejerciendo un control sobre los rascacielos mediante la promulgación de nuevas normas que influyen en su diseño con el fin de evitar la creación de túneles de viento. El motivo que impulsó la elaboración de esta nueva normativa se basa en la preocupación existente de que los rascacielos generen túneles de viento capaces de derribar a ciclistas y peatones. La “City of London Corporation” declaró que estas nuevas directrices no respondían a ningún incidente en particular. Sin embargo, recientemente se han incorporado al skyline de la ciudad una serie de edificios de importante altura, tales como el Edificio Leadenhall y el Walkie-Talkie de 39 pisos. También, se están construyendo 6 nuevas obras y 7 están recibiendo autorización para su planificación, con alturas que oscilan entre los 78 y 305 metros. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir