Agrandar imagen | Ver tamaño original
Estudiando el comportamiento de las tendencias migratorias desde las zonas rurales hacia las urbanas, se estima que para el año 2050, mil millones de personas con discapacidad vivirán en ciudades. Muchos de estos centros urbanos poseen núcleos conformados hace cientos e incluso miles de años de antigüedad, lo que produce que se encentren mal equipados para responder a las demandas actuales de accesibilidad. Existe, por lo tanto, un desafío inmediato para los arquitectos, urbanistas y funcionarios de las ciudades históricas, donde es necesario hacerle frente al problema de inaccesibilidad, transformando cuestiones urbanas que abarcan desde la desigualdad de los adoquines hasta la estrechez y el escalonamiento de los callejones para crear un espacio urbano que ofrezca movilidad universal sin que la ciudad pierda su encanto histórico. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir