Agrandar imagen | Ver tamaño original
Tanto la historia como la arquitectura de Burkina Faso se encuentran íntimamente ligadas a su paisaje. Siendo un país de África occidental sin salida al mar, ocupa una extensa meseta con sabanas herbáceas y bosques dispersos. Más de dos tercios de la población vive en aldeas rurales y la arquitectura del país se deriva de su ingenio local, producto de la reimaginación de las técnicas y los materiales de construcción tradicionales. Antigua colonia francesa, Burkina Faso se independizó en 1960 como Alto Volta. El nombre Burkina Faso, que significa "tierra de gente incorruptible", fue adoptado recién a partir 1984. Su capital, Uagadugú, se encuentra localizada en el centro del país, y la mayor parte de la población se encuentra en las zonas topográficamente más altas, lejos de los valles del río Volta. Situado en la región del Sahel, Burkina Faso experimenta las variaciones climáticas más radicales del mundo, pasando por sequías e inundaciones extremas. Esto ha colaborado en la producción de una arquitectura receptiva, adaptable e íntimamente vinculada a su contexto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir