Agrandar imagen | Ver tamaño original
La revolución digital, junto con los desafíos ambientales, económicos y sociales imprevistos que nuestro mundo enfrenta hoy, insta a la arquitectura a sacudir gran parte de las tradiciones y las bases sobre las que funcionó durante las últimas décadas, si no siglos. El diseño combinado con la ciencia multidisciplinaria son las dos herramientas poderosas para que la arquitectura innove revolucionariamente y genere un impacto positivo y un cambio a nuestro entorno construido. Al aprender de la biología sintética y la naturaleza, la arquitectura puede innovar redefiniendo el entorno construido y las ciudades como organismos vivos; organismos que pueden filtrar el aire, generar energía y autorregular su temperatura, operando en un metabolismo circular, impulsado por los principios de producción de recursos, reutilización y ciclo ascendente. Teniendo en cuenta que hoy nuestros edificios son los mayores agentes contaminantes de CO2 y consumidores de energía, y el sector de la construcción es el mayor generador de residuos del mundo, se insta a la arquitectura a redefinir el metabolismo de edificios y ciudades. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir