Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Casa Carrara tiene, de cierta manera menos evidente, un carácter escultórico que está presente tanto en Casa Colunata como en Casa Elíptica, donde las formas curvas y dinámicas se tratan como un volumen esculpido a partir de un bloque áspero que ha cobrado vida. En Casa Carrara, las formas más angulares y largas se esculpen en un paralelepípedo donde, sin perder su origen, los espacios llenos y vacíos coexisten como áreas habitables. Cabe destacar la terraza, de más de treinta metros de largo, que funciona como un adorno o un pináculo, pero paradójicamente horizontal, el elemento de acabado en un conjunto arquitectónico. Elementos que han pasado a través de la historia de la arquitectura, al mismo tiempo apoyan, dan sentido, escala y elegancia a cualquier proyecto. La terraza es, por lo tanto, una reinterpretación conceptual, en un lenguaje deliberadamente seco y simple, para mostrar su claridad y proporciones. La terraza, como parte integral de la casa, cumple al mismo tiempo la función de proporcionar un marco para un lugar especialmente privilegiado, dando sombra y estableciendo la relación física de las habitaciones, alineadas al sur y mirando al mar, donde La sala de estar y la cocina conviven en un único espacio abierto, organizado por sus funciones, sutilmente definidas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir