Agrandar imagen | Ver tamaño original
La residencia debía ser diseñada para una pareja y sus dos hijas, con el objetivo de proporcionar confort y lujo en el sitio de casi tres hectáreas. Como el sitio se comparte entre otras dos casas ya construidas, fue primordial diseñar la residencia de una manera que disfrute el paisaje y al mismo tiempo tenga privacidad. Un componente importante del proyecto fue la vieja palmera que se encuentra detrás de la estructura donde se construiría la nueva casa. Fue posicionada como si exigiera ser parte de esta familia. Esto llevó a la inclusión del árbol en la nueva casa, nombrando la obra "CARYOTA". El proyecto se desarrolla en tres niveles alrededor del patio de palmeras Caryota. La sala de estar, el salón del bar, el área familiar y el comedor en la planta baja se abren a este patio interno con ventanales que fusionan la casa y el característico árbol. Curiosamente, el patio no es visible cuando se ingresa al vestíbulo formal, y se revela solo cuando uno transita por la casa, dejando una sensación de revelación. El patio abierto al cielo crea un flujo de aire eficiente que proporciona un microclima confortable que influye en todos los espacios de la casa. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir