Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este artículo fue originalmente publicado en Common Edge. Los ídolos de la arquitectura han sido celebrados tanto por sus habilidades como por sus personalidades públicas. Algunos ejemplos son Frank Lloyd Wright y Louis Kahn, quienes se convirtieron en íconos en el siglo XX, o Zaha Hadid, tan audaz y evocadora como sus edificios, misma que se convirtió en una "estrella" y cuya muerte prematura la elevó aún más a lo que podría haber sido. Sin embargo, todos ellos son solo humanos, y sus muertes lejos de convertirse en una lápida, dejan nuevas formas de ver el mundo. Como residente del área de New Haven, Connecticut –una ciudad relativamente pequeña con un enorme legado arquitectónico–, he sido testigo de cómo, durante muchas décadas, Yale ha creado un campo fértil para los arquitectos sirviendo como mecenas de edificios de clase mundial y el hogar de una escuela de arquitectura que ha desempeñado un papel muy importante en la formación de la profesión. Los decanos de la escuela incluyen a Paul Rudolph, Charles Moore, Cesar Pelli, Robert A.M. Stern y actualmente a Deborah Berke, quienes también son a menudo figuras culturales de todo el mundo. En esta misma ciudad, Kevin Roche, Herb Newman y (en las cercanías de Hartford) Tai Soo Kim ganaron grandes comisiones y vieron cómo sus construcciones fueron alabadas en todo el mundo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir