Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los datos son un tema controvertido en el siglo XXI. Las políticas sobre la recopilación y el uso de datos son lentas y el valor de los datos sigue aumentando, lo que hace que cualquier iniciativa del sector se convierte en un gran negocio. Pero los datos en sí tienen muchas facetas, y son mucho más que un conjunto de preferencias de usuario que las empresas puedan usar para maximizar las ganancias. Tienen el poder de predecir, diseñar y prevenir escenarios que de otro modo estarían más allá del poder computacional humano. Hay dos cursos imparables que nos desafían en el siglo XXI. Uno es la migración masiva de la vida rural a la vida urbana: el 70% de la población mundial vivirá en ciudades en el año 2050. El otro son los efectos innegables y crecientes del cambio climático. Tras haber superado el punto de no retorno, nos encontramos con el desafío no solo de abordar las fuentes del problema, sino también de las consecuencias devastadoras (y a veces impredecibles). Pero aquí es donde el Big Data puede convertirse en un aliado muy poderoso, si se implementa adecuadamente. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir