Agrandar imagen | Ver tamaño original
Para las compañías que poseen grandes edificios, el mantenimiento de estos puede parecer desalentador, costoso e incluso superfluo, especialmente cuando las funciones del edificio parecen funcionar sin problemas. Sin embargo, el mantenimiento adecuado y constante de estas estructuras resulta ser imprescindible por varias razones.Los edificios funcionan inherentemente de manera menos efectiva con el tiempo debido a causas naturales como el clima, el uso diario de los ocupantes, la obsolescencia mecánica y más. Si estos problemas no se resuelven, las experiencias de los usuarios pueden ser desagradables, se pueden crear entornos peligrosos e insalubres, e incluso incurrir en costos más elevados y repentinos que el costo usual de mantenimiento. El alcance del mantenimiento del edificio abarca desde los detalles más minuciosos hasta las funciones más esenciales. Algunas funciones, como limpiar ventanas, parecen intrascendentes, pero pueden tener una enorme influencia en la presentación y la felicidad de los trabajadores. Por otro lado, resulta imprescindible delegar esas labores en otras empresas con equipos especializados y trabajadores adicionales. En otras palabras, se requiere un trabajo y atención significativos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir