Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cuando se habla de iluminación, muchos piensan que el tema se reduce a la decoración y a los distintos tipos de luminarias. Sin embargo, es un consenso entre los arquitectos que un buen diseño de iluminación puede mejorar el confort de los espacios interiores, agregando un enorme valor estético, funcional y ambiental. Además, la correcta elección de cada sistema y sus luminarias también contribuye al ahorro de electricidad y a la eficiencia del edificio en su totalidad. En cuanto a las necesidades de los niños, es esencial prestar atención a la cantidad, calidad y tipo de lámpara para cada objetivo específico del entorno: dormir, jugar y aprender. A continuación, explicaremos mejor cada una de sus especificidades. Sobre la ubicación de las luminarias Obviamente, diseñar el lugar exacto donde se instalará cada luminaria es tan importante como conocer la cantidad y el color de la bombilla. En dormitorios, lo ideal es mantener siempre una iluminación central directa, con un tono de color cálido. Dependiendo del tamaño de la habitación, se debe calcular el número de lámparas que se necesitarán. Además, es importante direccionar las luminarias de uso específico (indirecto), ya que, por ejemplo, a diferencia del sueño de los adultos (que requiere de la máxima oscuridad para lograr un mejor descanso), los niños presentan requerimientos distintos: Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir