Agrandar imagen | Ver tamaño original
La tierra apisonada o tapial se ha utilizado en la construcción durante miles de años, y la evidencia de su uso se remonta al período neolítico. Comúnmente utilizada –especialmente en China–, la técnica se aplicó tanto en monumentos antiguos como en la arquitectura vernácula, incluyendo la Gran Muralla. Aunque el interés en la tierra apisonada disminuyó durante el siglo XX, algunos continúan impulsando su uso en la actualidad, destacando su sostenibilidad en comparación con los métodos de construcción más modernos. En particular, las estructuras de tierra apisonada utilizan materiales locales, por lo que presentan bajos niveles de carbono incorporado y producen poco desperdicio. A continuación, describimos cómo construir con este material. Para comenzar, trabajar con tierra apisonada requiere de una fuerte comprensión del clima y la ubicación en la que se construirá la estructura. Por lo general, la técnica funciona mejor en climas con alta humedad y temperaturas relativamente moderadas. En climas más fríos, las paredes de tierra apisonada pueden necesitar aislantes adicionales, mientras que en lugares con mucha lluvia, necesitan protección adicional contra la lluvia. Además, muchos países carecen de regulaciones para los edificios que utilizan esta técnica. Por estas razones, la construcción con tierra apisonada puede no ser totalmente factible en algunos lugares. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir