¿Es posible reciclar el concreto?

¿Es posible reciclar el concreto?

Utilizado masivamente desde la era romana en edificios de las más diversas escalas, es casi imposible pensar en un edificio que no tenga al menos un elemento de concreto. De hecho, es el material de construcción más utilizado en el mundo, debido a su versatilidad, resistencia, facilidad de manejo, valor accesible, estética, entre otros factores. Sin embargo, al mismo tiempo, su fabricación es uno de los principales contaminantes de la atmósfera, principalmente debido a que la industria del cemento emite alrededor del 8% de todas las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2).

Más allá de su producción intensiva, al ser un material tan rígido, pesado y compuesto de cemento, agua, piedra y arena, ¿es posible continuar usando el concreto de manera sostenible después de su demolición, eliminando sus desechos y la sobrecarga de los vertederos?

Capela de Campo Bruder Klaus / Peter Zumthor. Image © Samuel Ludwig
Capela de Campo Bruder Klaus / Peter Zumthor. Image © Samuel Ludwig

La respuesta es afirmativa. Aunque no es tan simple, es posible utilizar los residuos de hormigón para fabricar nuevas piezas estructurales, con buena resistencia a las cargas, y para usos nobles. En primer lugar, es importante comprender que la extracción intensa de arena y grava –agregados medianos y grandes del concreto, respectivamente–, tiene un gran impacto ambiental, aunque generalmente se explotan localmente. A pesar de que el cemento es el material que libera la mayor cantidad de dióxido de carbono durante su producción, buscar la conservación de los recursos naturales al reducir la necesidad de extracción de grava y arena ya es una gran ganancia medioambiental, especialmente si pensamos en la cantidad de concreto producido diariamente en el mundo.

Blade House / Takt Studio. Image © Shantanu Starick
Blade House / Takt Studio. Image © Shantanu Starick

En la práctica, después de la demolición de las partes estructurales, es posible aplastar el hormigón a través de máquinas especiales, clasificando los fragmentos por tamaño. Metales como las barras de refuerzo son aceptados, ya que pueden ser separados por grandes imanes para su posterior reciclaje. Solo los hormigones con sustancias contaminantes, como pigmentos, sulfato de calcio, cloruros y aceites, pueden dañar sus propiedades, y no deben utilizarse como materia prima. Siempre que sea posible, se recomienda llevar a cabo el aplastamiento en el sitio de construcción, reduciendo los costos y la contaminación generada por su traslado hasta una cantera.

© Coastal Girl / Shutterstock
© Coastal Girl / Shutterstock

Alrededor del 60% de lo que se tritura puede utilizarse para procesos de downcycling o infrarreciclaje (recuperación de materiales con una gama de usos más limitada que el material original). Estos fragmentos pueden utilizarse como materiales base para estructuras, como carreteras, por ejemplo. También es posible que el agregado restante pueda reemplazar la grava presente en el concreto, respetando la granulometría especificada en el proyecto. Es decir, en lugar de piedras naturales, se utiliza hormigón triturado. Ya existen leyes que abarcan el uso de hormigón reciclado y el cuidado que se debe tener. La directriz del Comité Alemán para Concreto Estructural (DAfStb), por ejemplo, prescribe un límite en la proporción de agregado reciclado en un 45%. En 2006, pruebas de materiales en Suiza mostraron, sin embargo, que se puede producir concreto de alta calidad incluso con más del 90% de sus agregados reciclados. [1] El concreto resultante termina con características estructurales muy similares a las tradicionales.

<a href="https://commons.wikimedia.org/wiki/File:20_to_40mm_recycled_aggregates_(6069277558).jpg">Peter Craven</a> [<a href="https://creativecommons.org/licenses/by/2.0">CC BY</a>]
Peter Craven [CC BY]

Aunque la reutilización de agregados para la producción de nuevas estructuras de concreto es bastante recomendable, es importante mencionar que esto no representa un ciclo cerrado para reciclar el material, ya que la nueva estructura no puede estar hecha de concreto triturado sin agregar más cemento, arena y agua. De hecho, los estudios realizados en Suiza han demostrado que el uso de agregados reciclados puede incluso ahorrar materias primas abióticas (arena de grava), pero puede aumentar el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero si, debido a un mayor número de vacíos, se utiliza más cemento para fabricar el concreto [1].

Ningbo Historic Museum / Amateur Architecture Studio. Image © Evan Chakroff
Ningbo Historic Museum / Amateur Architecture Studio. Image © Evan Chakroff
Hanil Visitors Center & Guest House / BCHO Architects. Image © Yong Gwan Kim
Hanil Visitors Center & Guest House / BCHO Architects. Image © Yong Gwan Kim

Cuando abordamos el tema de la sostenibilidad, lo más importante es comprender las variables y los factores que impactan el resultado final. Existen investigaciones enfocadas en hacer del concreto un material más sostenible y todos los días aparecen nuevos estudios sobre el tema, ya sea a través del reciclaje, una mezcla más sostenible entre agregados reciclados, e incluso a través de procesos que hacen que la producción de este material sea menos perjudicial para el medio ambiente.

Notas

  • [1] Hillebrandt, Annette; Riegler-Floors, Petra; Rosen, Anja; Seggewies, Johanna-Katharina. Manual of Recycling: Building as Sources of Materials. Edition Detail. 2019

Sobre este autor/a
Cita: Souza, Eduardo. "¿Es posible reciclar el concreto?" [É possível reciclar concreto?] 22 feb 2020. ArchDaily Perú. (Trad. Franco, José Tomás) Accedido el . <https://www.archdaily.pe/pe/933910/es-posible-reciclar-el-concreto> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.