Conociendo a Grafton Architects, directoras de la Bienal de Venecia 2018 y ganadoras del Premio Pritzker 2020

Conociendo a Grafton Architects, directoras de la Bienal de Venecia 2018 y ganadoras del Premio Pritzker 2020

"Cuando lees Amor en tiempos de cólera te das cuenta del realismo mágico de Sudamérica". Yvonne Farrell, Shelley McNamara y yo estábamos en una esquina del atrio del Centro Barbican en Londres, hablando sobre el tema de su más reciente galardón, el Premio Internacional inaugural del Royal Institute of British Architects, otorgado la noche anterior. Esa misma noche, las dos arquitectas irlandesas, quienes fundaron su oficina en Dublín en la década de 1970, también dieron una conferencia sobre la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), su "Machu Picchu moderno" en Lima, a un público abarrotado en Londres.

Farrell y McNamara lideran un equipo de veinticinco personas. Para una oficina tan compacta, su portafolio internacional es excepcionalmente amplio. La primera fase de la UTEC en la capital peruana, que comenzó después de una competencia internacional en 2011, representa el territorio más alejado que la práctica ha ocupado geográficamente. El proyecto es, en sus palabras, un "acantilado hecho por el ser humano" entre el océano Pacífico y las montañas: por un lado, un jardín en cascada y, por el otro, un "hombro" de la ciudad de hormigón a la vista.

La escala y el carácter de UTEC forma parte de un rico portafolio de proyectos más pequeños, que comenzó a mediados de la década de 1990. Una especialidad en edificios de educación superior ha evolucionado a partir de concursos sucesivos, que culminaron (antes de UTEC) en la Universita Luigi Bocconi de Milán (2008).

Enterrado en un pequeño sitio a lo largo de una de las calles anchas y altas de la ciudad italiana, el monumental voladizo interior de veintidós metros del edificio parece desafiar la gravedad o, en sus palabras, existe "en diálogo con la gravedad". El control espacial requerido para lograr esta hazaña estructural fue, para Farrell, una simple cuestión de "colocar las dos vigas principales en el techo, y luego colgar las oficinas para que pudieran actuar como sofitos ajustados".

UTEC / Grafton Architects. Imagen © Iwan Baan
UTEC / Grafton Architects. Imagen © Iwan Baan

Irlanda, donde Shelley y McNamara nacieron y se educaron, y desde donde ahora enseñan y practican, ha sido crucial para el desarrollo de su temperamento como arquitectas. El país se define topográficamente, por un lado, por costas y paisajes geológicos, primarios y, por otro, por estructuras vernáculas elementales. "Los lugares que amas se filtran en tu inconsciente", dice McNamara. “Y probablemente también se han infiltrado en nuestra forma de pensar. Descubrimos en cierto momento que para encontrar una manera de discutir nuestro propio trabajo con nosotros mismos, para liberarnos solo del plan, la sección y la elevación, se requería un tipo diferente de lenguaje. Preguntaríamos: ¿es un acantilado? ¿Es algo flotante, como una nube?". Este tipo de términos han permitido a Grafton traspasar los límites de su propia disciplina a otras áreas de pensamiento.

“Al mismo tiempo”, argumenta Farrell, “también hay una herencia fantástica de ciudad, expansión y calle en Irlanda. Cuando era una niña, formaba parte de la estructura de una ciudad, pero siempre podía salir corriendo a los campos; existe esta dualidad entre lo urbano y lo rural".

"Los monasterios en ruinas, las casas de la torre y los fragmentos que se encuentran en el paisaje son increíblemente fuertes", cree McNamara. Y ciertamente hay un tipo particular de elementalismo en estas imágenes, y en particular donde la costa oeste del país se enfrenta a la extensión ininterrumpida del Atlántico. "Somos conscientes del cielo y del viento; estamos en una isla en la que las cosas cambian constantemente", afirma Farrell. "Somos muy conscientes del clima y, por lo tanto, del cambio exterior e interior".

UTEC / Grafton Architects. Imagen cortesía de Shell Arquitectos
UTEC / Grafton Architects. Imagen cortesía de Shell Arquitectos

"A menudo decimos que James Joyce", el gran poeta y novelista irlandés, "sostuvo a Dublín en las palabras de un libro", recuerda Farrell. "De manera similar, creo que también imaginamos verbalmente, y luego los hacemos realidad". Los proyectos se convierten en algo más que una historia o una narrativa: se convierten en una realidad física habitada. “Cuando lees las descripciones de Thomas Hardy, por ejemplo, te das cuenta de que era un arquitecto. Para nosotros, la literatura, las palabras, la imaginación y la creación están todas muy conectadas".

Este enfoque, en las últimas décadas, se ha convertido cada vez más en una parte de cómo se percibe la arquitectura irlandesa en todo el mundo. "Es un sistema de valores más bien una estética", afirma Farrell.

Shelley y yo hemos enseñado en muchas escuelas de arquitectura de todo el mundo, pero lo que pasa con las escuelas de arquitectura irlandesas es que los estudiantes tienen los pies en el suelo, pero sus ojos en las estrellas

McNamara recuerda que esta cultura se desarrolló a través de la generosidad de los directores de las escuelas. “Le dieron a los arquitectos jóvenes trabajos académicos, lo que significaba, por ejemplo, que Yvonne y yo estábamos trabajando como maestras solo un año después de la universidad. Significa que ahora tenemos veinticinco años de conversación con personas sobre sus trabajos... y sobre el nuestro también".

Bocconi / Grafton Architects. Imagen cortesía de Grafton Architects
Bocconi / Grafton Architects. Imagen cortesía de Grafton Architects

Para una práctica cultivada en un contexto tan íntimo, Grafton ha tenido un alcance internacional. Junto con su liderazgo creativo de la Bienal de Arquitectura de Venecia 2018, actualmente están trabajando en el Edificio Paul Marshall de la London School of Economics en Londres, el Institut Mines Telecom en París, la Universidad de Economía en Toulouse y una nueva biblioteca de la ciudad de Dublín.

"Este tipo de práctica global", explica Farrell, "puede tratarse de aprender de nuevos lugares; ser lo suficientemente móvil como para ir a entenderlos. O puede ser sobre imperialismo cultural y homogeneización. Antes estaba leyendo sobre lo que supuestamente fue la primera universidad en la historia de la Humanidad, que albergaba principalmente a académicos chinos e indios. Su existencia se basó en nada más que el intercambio de cultura e ideas, y ciertamente no se trataba de que uno se hiciera cargo del otro. Para nosotros, la práctica "globalizada" no se trata de conquistar algo, o afirmar su presencia en algún lugar, se trata de contribuir a algo que consideres bueno".

Este artículo fue publicado originalmente en inglés el 17 de enero de 2017.

Yvonne Farrell y Shelley McNamara, fundadoras de Grafton Architects. Imagen cortesía de La Biennale di Venezia
Yvonne Farrell y Shelley McNamara, fundadoras de Grafton Architects. Imagen cortesía de La Biennale di Venezia
Sobre este autor/a
Cita: Taylor-Foster, James. "Conociendo a Grafton Architects, directoras de la Bienal de Venecia 2018 y ganadoras del Premio Pritzker 2020" [Understanding Grafton Architects, Directors of the 2018 Venice Architecture Biennale] 03 mar 2018. ArchDaily Perú. (Trad. Valencia, Nicolás) Accedido el . <https://www.archdaily.pe/pe/934839/conociendo-a-grafton-architects-directoras-de-la-bienal-de-venecia-2018-y-ganadoras-del-premio-pritzker-2020> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.