¿Qué esperamos de los espacios interiores del futuro?

¿Qué esperamos de los espacios interiores del futuro?

En 2018, la ONU publicó un artículo que afirmaba que el 55% de la población mundial ya vive en áreas urbanas, prediciendo que para 2050 este porcentaje alcanzaría el 68%. Esta tendencia hacia una mayor urbanización conlleva varias implicaciones con respecto a la degradación ambiental y la desigualdad social. Según National Geographic, el crecimiento urbano aumenta la contaminación del aire, pone en peligro las poblaciones de animales, promueve la pérdida de la cubierta arbórea urbana y aumenta la probabilidad de catástrofes ambientales, como las inundaciones repentinas. Es probable que los riesgos para la salud y los fenómenos catastróficos afecten en mayor medida a las poblaciones más pobres, ya que las ciudades más grandes tienden a presentar tasas más altas de desigualdad económica, y un crecimiento descontrolado tiende a producir distribuciones desiguales del espacio, los servicios y las oportunidades.

Para mitigar estos efectos negativos de la urbanización, los diseñadores y arquitectos están comenzando a priorizar cada vez más la sostenibilidad y la maximización del espacio disponible, permitiendo que más personas ocupen menos espacio con una huella más pequeña.

Courtesy of Seura Batipin Flat / studioWOK. Image © Federico Villa Casa da Escrita / João Mendes Ribeiro. Image © do mal o menos Studio 45 / Marston Architects. Image © Katherine Lu + 13

© URBANUS
© URBANUS

Con un creciente interés en la sostenibilidad, es probable que los interiores del futuro utilicen nuevas tecnologías y métodos más inteligentes para minimizar el uso de energía y disminuir las emisiones. Una de las formas más importantes en que se producirá esta transformación es mediante el uso de materiales que consuman menos energía, pasando de materiales de alto consumo energético, como el cemento, el vidrio, el ladrillo y el acero, a alternativas de menor huella, como la piedra, la tierra apisonada (o tapial), los bloques de hormigón hueco y la madera.

En 2013, la industria del cemento fue incluida en la lista de la EIA como la industria de mayor consumo energético. Una menor dependencia de este material en las ciudades de todo el mundo constituiría un paso importante rumbo a una vida urbana más sostenible. Por lo tanto, podríamos pensar que los interiores profesionales y domésticos del futuro podrían incluir una apariencia más terrosa o de madera, reemplazando la apariencia más fría y distante de los espacios modernos basados en el acero, el hormigón y el vidrio.

Roquet Coffee Shop / NUA Arquitectures. Image © Jose Hevia
Roquet Coffee Shop / NUA Arquitectures. Image © Jose Hevia

Una consideración importante dentro de este cambio es necesariamente el tema de la ubicación, ya que el transporte de materiales pesados puede ser un gran contribuyente a la energía incorporada y los costos generales. Evitando las demandas universales de muchos movimientos arquitectónicos modernos, podemos prever que los interiores del futuro se desarrollarán a partir de las localidades, adaptándose a climas y paisajes particulares para reducir el uso de energía y las emisiones de forma pasiva. Esta transformación no solo ocurrirá al utilizar materiales locales y eliminar los costos de transporte, sino que la consideración de los climas específicos permitiría a los arquitectos utilizar el diseño solar pasivo y el enfriamiento pasivo para disminuir la necesidad de calefacción y aire acondicionado.

Produtora Kana / AR Arquitetos. Image © Pedro Kok
Produtora Kana / AR Arquitetos. Image © Pedro Kok

Estas medidas preventivas serán asistidas por una gran cantidad de nuevas tecnologías, diseñadas para optimizar el uso de energía y disminuir el desperdicio de la construcción. Al diseñar nuevos espacios, los arquitectos, ingenieros y trabajadores de la construcción continuarán perfeccionando la utilización de Building Information Modeling (BIM), tecnología de colaboración que facilita la planificación y ejecución de proyectos de manera hiper-detalladas, disminuyendo el desperdicio, reduciendo los costos, mejorando la sostenibilidad y promoviendo la creatividad. Junto con BIM, los diseñadores pueden utilizar software de modelado de energía para producir edificios que maximicen la eficiencia energética.

Gracias a la visión panorámica que los jefes de proyecto obtienen con BIM, todo puede hacerse de mejor manera, más rápido y a un costo menor, utilizando menos recursos. [...] La capacidad de completar los proyectos de manera eficiente y sin problemas, incluso antes del tiempo previsto, permite a los arquitectos explorar opciones creativas y entregar un valor adicional. Por lo tanto, la colaboración fluida, la retroalimentación rápida y la supervisión integral ayudan a los autores intelectuales del diseño a llevar sus proyectos a nuevos niveles creativos. [1]

Proyecto de remodelación, modelado en BIM. Image © Laimonas Bogusas
Proyecto de remodelación, modelado en BIM. Image © Laimonas Bogusas

Sin embargo, con el alto costo y el impacto ambiental de las nuevas construcciones, los interiores del futuro probablemente no solo consistirán en nuevos edificios sino que también incluirán estructuras existentes modernizadas. Esta industria ha ido creciendo rápidamente, con más de $500 millones de dólares gastados en la actualización de viejos hoteles solo en 2018, y gran parte de esta transformación se produce a través de la integración de tecnologías de construcción inteligente.

Para 2050, el internet de las cosas se habrá integrado completamente en los espacios domésticos, utilizado no solo para mejorar la eficiencia del usuario sino para limitar el uso de energía, detener el desperdicio de alimentos y rastrear la utilización del agua. Los sistemas de automatización del hogar apagarán las luces, suspenderán la calefacción y el aire acondicionado, y apagarán los grifos y los calefactores que queden encendidos. Este tipo de tecnología automatizada también puede abarcar nuevos sistemas de seguridad: es posible que en los próximos 50 años las tecnologías de acceso vía teléfonos móviles hayan suplantado a las llaves y a las tarjetas de acceso. En otras palabras, los interiores del futuro estarán inmersos en nuevas tecnologías.

Los edificios que por mucho tiempo midieron su temperatura interior ahora también pueden medir la humedad y el CO2, impulsando diseños que maximicen la comodidad de sus ocupantes y un menor impacto ambiental. Los datos biométricos almacenados evitan las violaciones a la seguridad y aumentan la velocidad con la que las personas pueden circular a través de los edificios. [2]

Courtesy of Seura
Courtesy of Seura

El interés en la naturaleza y la tecnología también puede manifestarse estéticamente, a través de un acercamiento minimalista al uso de los materiales, los costos y el uso energético, abriéndose camino entre una estética minimalista y el diseño biofílico. Es probable que los interiores tiendan a diseñarse en tonos blancos y beiges, y que los muebles incorporen configuraciones limpias y simples pero inteligentes. Los jardines verticales, los techos verdes y las huertas también se están haciendo parte de los interiores contemporáneos; el compromiso estético con la naturaleza refleja una mayor dedicación a la sostenibilidad.

The Red Roof / TAA DESIGN. Image © TAA DESIGN
The Red Roof / TAA DESIGN. Image © TAA DESIGN

A medida que las viviendas urbanas disminuyen su tamaño, el diseño se vuelve cada vez más innovador y multifuncional. Los espacios individuales ya pueden acomodar una cocina, sala de estar y dormitorio a la vez, e integrar almacenamientos eficientes y plantas abiertas con una iluminación bien pensada. Una forma ingeniosa en la que los diseñadores están logrando esta integración es mediante la retracción de las paredes, permitiendo que los espacios se transformen por completo. La compañía Skyfold, por ejemplo, ha desarrollado paredes verticales plegables con gráficos personalizables y acústica insonorizada, adaptables a una amplia gama de espacios interiores y a una gran cantidad de propósitos. Otros diseñadores están incorporando muebles transformables, estanterías multiuso o almacenamientos retráctiles. Estos se integran sin problemas a las tecnologías de construcción inteligente, ya que las aplicaciones móviles o la automatización pueden iniciar su funcionamiento y su transformación.

Skyfold: paredes retráctiles plegables, verticales y acústicas. Image Courtesy of dormakaba
Skyfold: paredes retráctiles plegables, verticales y acústicas. Image Courtesy of dormakaba
Batipin Flat / studioWOK. Image © Federico Villa
Batipin Flat / studioWOK. Image © Federico Villa

En definitiva, es esperable que los interiores de los edificios cambien drásticamente, pero a lo largo de tres ejes principales: sostenibilidad, tecnología y eficiencia. Estos tres impulsos de transformación ocurrirán en tándem, y cada uno influirá y facilitará al otro. Con suerte, como resultado, las ciudades serán más sostenibles, flexibles e inclusivas, aunque todavía queda un largo camino por recorrer.

Profundiza en estos temas en el blog de dormakaba.

[1] Dr. Kai Oberste-Ufer, et al. "A Peek Inside BIM’s World Domination – Dormakaba Blog." EN - Dormakaba Blog, 21 Jan. 2020, blog.dormakaba.com/a-peek-inside-bims-world-domination/.
[2] dormakaba Editorial Team, et al. "How to Teach Your Old Building to Become Smart – Dormakaba Blog." EN - Dormakaba Blog, 2 Dec. 2019, blog.dormakaba.com/how-to-teach-your-old-building-to-become-a-smart-building/.

Galería del Proyecto

Ver todo Mostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Cao, Lilly. "¿Qué esperamos de los espacios interiores del futuro?" [What to Expect from Interiors of the Future] 21 mar 2020. ArchDaily Perú. (Trad. Franco, José Tomás) Accedido el . <https://www.archdaily.pe/pe/935188/que-esperamos-de-los-espacios-interiores-del-futuro> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.