Agrandar imagen | Ver tamaño original
Durante el apogeo del Imperio Romano, su territorio se extendió por más de cinco millones de kilómetros cuadrados, entre Europa, Asia y África. Roma ejerció poder sobre una población de más de 70 millones de personas, correspondiente al 21% de la población mundial en ese momento. De hecho, como ya hemos demostrado en otro artículo, todos los caminos conducían a la ciudad de Roma, la gran sede del imperio, y el patrimonio material e inmaterial dejado por el imperio es inconmensurable, e incluso en la actualidad los investigadores buscan comprender su impacto total en el mundo actual. Desde el comienzo de su expansión en el siglo VI a.C. hasta su caída en el año 476 d.C., el legado dejado por los romanos abarca áreas como el derecho, las artes plásticas, el latín, el sistema de gobierno y, muy importante, la arquitectura Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir