Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este sitio en medio de la ciudad tuvo desde un principio un enorme potencial gracias a su generoso ancho. Además de una ampliación posterior y una renovación exhaustiva dentro de la casa pareada existente, un nuevo garaje individual con un apartamento independiente sobre él ahora flanquea la propiedad, oculto detrás de una personalizada pantalla perforada de bronce que incorpora una puerta al garaje. Esta fachada permite la entrada de luz natural y a su vez, mantiene la privacidad hacia el interior. Junto con su fachada patrimonial, esta logra leerse como una superficie consistente que envejecerá con gracia. El ancho del sitio en su totalidad y la expansión de la huella trasera de la propiedad existente permitieron la creación de un espacioso living y comedor con chimenea, además de una gran cocina comedor. Las paredes altas y el espacio fluido del piso permiten exhibir la extensa y ecléctica colección de arte de los clientes sin la pretensión de un espacio de cubo blanco en forma de galería gracias a las puertas pivotantes de vidrio de gran tamaño que enmarcan el exterior con un patio pavimentado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir