Sobre la disminución de emisiones en ciudades después del COVID-19

Sobre la disminución de emisiones en ciudades después del COVID-19

De Wuhan a Nueva York, el epicentro del coronavirus se mueve de este a oeste y deja atrás una asombrosa cantidad de muertes. Hemos leído alarmantes informes, así como noticias contradictorias que nos recuerdan todos los días que vivimos tiempos difíciles y sin precedentes. Sin embargo, he aquí una buena noticia: las emisiones en las ciudades están disminuyendo, y la naturaleza sigue su curso regenerativo. Pero ¿cuánto durará esto?

Después del cierre en Italia, las redes sociales inundaron los informes de las aguas cristalinas de los canales de Venecia (figura 1) y del regreso de los organismos oceánicos. Estos se vieron agravados por el aumento de los titulares de una notable disminución de las emisiones en varias ciudades y países. Por ejemplo, China –en donde hubo misiones crecientes en los últimos años– tuvo una disminución del 25% en las emisiones desde el comienzo del año. Italia, el Reino Unido y Francia informaron una disminución del 16% en el mes de marzo desde el inicio del bloqueo. También se informa que Nueva York tuvo una reducción del 50% en la contaminación.

Tal disminución se anticipa a medida en que COVID-19 continúa provocando más bloqueos en ciudades, regiones y países; impactando así sectores como el transporte, la industria, la manufactura y el turismo, entre otros. Esos han contribuido durante mucho tiempo a las emisiones, especialmente debido a su dependencia de fuentes de energía no renovables. Además, el bloqueo ha reducido los comportamientos de consumo excesivo, ya que aproximadamente más de 3 mil millones de personas, equivalentes a aproximadamente el 40% de la población mundial, están confinados en hogares; por lo tanto, no consumen y contribuyen menos a las actividades generadoras de contaminación.

Varias ciudades responden a los bloqueos de manera diferente, si bien se destaca que trae un soplo de aire fresco, en el frente económico las cosas son muy diferentes. Todas las medidas estrictas tomadas a nivel mundial han tenido un fuerte impacto en la economía global y los expertos advierten sobre una recesión inminente que puede ser diferente a cualquier otra. A partir de ahora, hay informes de pérdida masiva de empleos, reducción de sueldos y salarios, cierre de negocios prominentes y, para empeorar las cosas, el mercado de valores se ha desplomado; todo esto sin notar la crisis de salud. En este sentido, se espera que la mayoría de los países se vean afectados y estén mejor preparados. Se ha visto que los gobiernos adoptan paquetes agresivos de estímulo económico, y para los países sin entradas de efectivo, se hacen pedidos de préstamos externos. Los ministros de finanzas africanos, por ejemplo, solicitaron urgentemente un préstamo de $ 100 mil millones de dólares, incluido el aplazamiento de la obligación del préstamo a deudores externos. Muchos gobiernos locales en regiones menos urbanizadas pronto se enfrentarán a una situación de efectivo 22 ya que se dan cuenta de que no pueden permitirse un bloqueo total, puesto que la mayoría de su población vive en áreas rurales donde la implementación de tales medidas sería difícil. Proponer un bloqueo total significaría instituir medidas humanitarias, lo cual, la mayoría de ellos no estaría en condiciones de hacer. Esto los hundiría aún más en deudas mayores, y con la próxima recesión, tomaría décadas recuperarse.

Otro desafío anticipado es el de la sostenibilidad, ya que la mayoría de las economías en desarrollo buscan un rápido repunte de la recesión. En este sentido, el término "paquete de estímulo" se está convirtiendo en un término común para el estado laico. Su objetivo es emplear estrategias para salvaguardar las actividades y la habitabilidad, pero tiene un costo.

Las políticas agresivas sobre esto pueden conducir a un aumento de las actividades relacionadas con las emisiones, y esto hundiría a las economías vulnerables a más desafíos relacionados con el cambio climático, la inseguridad alimentaria y la pobreza. Si bien esto puede sonar demasiado alarmista, una encuesta de la recesión pasada revela la importancia de esos paquetes de estímulo económico y paquetes de rescate, utilizados por varios gobiernos de todo el mundo. Si bien este estímulo es necesario e inevitable para reiniciar los motores económicos, si no se elaboran cuidadosamente, las ciudades de todo el mundo pueden enfrentar una dura realidad con respecto a las políticas de cambio climático. Esto se debe a que rescatar las industrias de combustibles fósiles pesados (figura 2) puede salvar empleos a corto plazo, pero vinculará la ciudad y la jurisdicción con las de las próximas décadas.

Central eléctrica de carbón en Sofía, Bulgaria. © Yaroslav Boshnakov. Imagen vía Unsplash
Central eléctrica de carbón en Sofía, Bulgaria. © Yaroslav Boshnakov. Imagen vía Unsplash

Esto se ve agravado por la caída de los precios del petróleo; por lo tanto, ayuda como una ventaja competitiva inmediata a corto plazo contra las energías renovables. Con estos hechos, es necesario garantizar que las políticas económicas de emergencia de COVID-19 no eclipsen la política urbana a largo plazo que respalde un cambio hacia la energía renovable. Es necesario un acto de equilibrio para garantizar que se encuentren soluciones a corto plazo y al mismo tiempo garantizar un resultado sostenible a largo plazo para las ciudades.

Esto es particularmente importante para tener en cuenta, subrayar y repetir, especialmente pensando que en tiempos de incertidumbre como en el que nos encontramos, las decisiones se toman en silos, con poca o ninguna consulta o conversaciones interdisciplinarias. Durante este tiempo, enfrentamos el riesgo de que los acuerdos globales vinculantes, como el acuerdo de París, se desvíen, con graves impactos a largo plazo. Esto es de gran importancia para nosotros, ya que las ciudades son responsables de aproximadamente el 78% de las emisiones, y la recesión posterior a COVID19 sin compromisos efectivos con los acuerdos globales vigentes, veremos un aumento de las emisiones.

Si bien las respuestas económicas de emergencia diseñadas para abordar la crisis a corto plazo que enfrentamos pueden no plantear problemas de inmediato en las agendas de sostenibilidad, debemos tener cuidado con sus impactos después de COVID19. Sobre esto, tenemos un fuerte precedente. Después de la recesión de 2008, se observó que las emisiones aumentaron en aproximadamente un 6,1% a 9,2 mil millones de toneladas de 8,6 mil millones de toneladas en 2009. Las emisiones no solo aumentaron sino que se aceleraron. Esto puede suceder nuevamente esta vez y será contribuido en parte por reiniciar los sitios de construcción (figura 3) que están paralizados en todo el mundo.

Construcción vacía en Tallin, Estonia © Anton Khmelnitsky. Imagen vía Unsplash
Construcción vacía en Tallin, Estonia © Anton Khmelnitsky. Imagen vía Unsplash

Este es un pronóstico alarmante, y si bien hay poco que podamos hacer con respecto a las políticas inmediatas –dado que el mundo está en modo de crisis– necesitamos sensibilizar colectivamente sobre el próximo problema en los círculos de diseño. Los edificios y la construcción equivalen a alrededor del 39% de las emisiones a nivel mundial. Será crítico en los próximos años que impulsemos aún más los diseños que se alineen con las llamadas de sostenibilidad, para así compensar el próximo aumento de emisiones.

La arquitectura a menudo ha sido aclamada como una herramienta para dar forma a las comunidades, ciudades y países. A los arquitectos les encanta exhibir creatividad y liderazgo y elogian a la disciplina por su enfoque multifacético para encontrar soluciones a problemas complejos. Ahora es el momento de mostrarlo. El liderazgo de esta industria, posterior a COVID-19, para garantizar la reducción de emisiones también puede inspirar a otros, como la fabricación y el transporte, a adherirse a prácticas más sostenibles. Después del desarrollo de la historia del coronavirus, será hora de liderazgo e inspiración. Será hora de una arquitectura verdaderamente comprometida destinada a regenerar tanto el tejido social como el ambiental.

Te invitamos a revisar la cobertura de ArchDaily sobre el COVID-19, a leer nuestros consejos y artículos sobre productividad en el trabajo desde el hogar, y conocer las recomendaciones técnicas para un diseño saludable para tus proyectos futuros. También recuerda revisar los últimos consejos e información sobre el COVID-19 en el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sobre este autor/a
Cita: Zaheer Allam. "Sobre la disminución de emisiones en ciudades después del COVID-19" [An Intermittent Breath of Fresh Air: Declining Emissions in Cities Soon on the Rise After Coronavirus ] 07 abr 2020. ArchDaily Perú. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.pe/pe/937061/sobre-la-disminucion-de-emisiones-en-ciudades-despues-del-covid-19> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.