Agrandar imagen | Ver tamaño original
La rotación, el desplazamiento y el entrelazado de bloques son algunas de las operaciones que permiten la diversidad de composiciones con el uso de ladrillos a la vista en la arquitectura. La conformación de estos elementos individuales, generalmente utilizados para la construcción de muros, se ha explorado de manera creativa para componer fachadas de edificios residenciales, que representan la identidad formal del edificio en sí y su relación con el contexto en el que se emplaza. El uso del ladrillo en su estado natural a la vista, resalta la materialidad de este elemento y revela no solo su color y textura, sino también su potencial como elemento de control climático, en los casos en que los bloques se intercalan y se utilizan como cobogós. Es posible notar, en la selección presentada a continuación, cómo los ladrillos, a pesar de que tienen características similares entre sí, permiten diferentes diseños, geometrías y volúmenes a través de su disposición, asumiendo un papel destacado en las fachadas de edificios residenciales de todo el mundo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir