Agrandar imagen | Ver tamaño original
Después de los últimos sucesos acontecidos en el mundo en relación a la crisis generada por el virus COVID-19 y a sus efectos, fuimos testigos de la creación de una cantidad de campamentos sanitarios, hospitales de campaña y adecuación de salones, microestadios y centros de exposiciones con el fin de atender a los cientos de pacientes que se estiman se generaran en el futuro a causa del crecimiento exponencial de los contagios. Como pensadores, creemos que esta pandemia no solo se ha cobrado miles de vidas y ha detenido la economía del mundo, sino que también ha logrado que nos alejemos de nuestra humanidad a fuerza de ver estadísticas, números y porcentajes en los medios y las redes. En lo que refiere a arquitectura hospitalaria de emergencia, no coincidimos con lo que parece ser la respuesta dominante y que fuerza a que los infectados por este virus tengan que dormir en fríos estadios, containers adaptados y campamentos anónimos, construyendo el peor escenario que tal vez podamos imaginar como ciudadanos frente al servicio que un sistema de salud tiene que dar a su población.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir