Agrandar imagen | Ver tamaño original
La aparición y propagación del COVID-19 ha aumentado el interés por conocer y analizar la composición de los materiales que constituyen los espacios que habitamos. En un escritorio promedio es posible encontrar más de 10 millones de gérmenes, y cerca del 80% de las infecciones se producen al entrar en contacto con ellos. ¿De qué material se construye tu zona de trabajo, tu sala de estar o los muebles de tu cocina? Hoy prestamos cada vez más atención a nuestro entorno cotidiano, y es bueno identificar aquellos materiales que permiten compatibilizar estas nuevas preocupaciones con las funciones y la estética de las superficies que nos rodean. Las bacterias y virus se transmiten con mucha facilidad y permanecen un buen tiempo en las superficies que tocamos. La melamina, por ejemplo, se encuentra en gran parte de los elementos que utilizamos diariamente –muebles, closets, cocinas, escritorios, recibidores, revestimientos de muros– y por lo tanto, es importante elegir el producto correcto. Desde hace algunos años, los tableros de melamina Vesto ya entregan propiedades antimicrobianas, y luego de una serie de testeos de efectividad –bajo la norma ISO 22196– se ha determinado que permiten eliminar hasta un 99% de bacterias, virus, hongos y moho, inactivando bacterias en las primeras 2 horas de contacto con la superficie a temperatura ambiente. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir