Agrandar imagen | Ver tamaño original
Actualmente a la mayoría de ciudadanos del mundo nos han direccionado hacia el confinamiento por el COVID-19. Al haber pasado ya más de dos meses en estas circunstancias, puede haber dos reflexiones genéricas - independiente a las problemáticas personales de cada hogar. La primera puede ser que nos adaptemos y vivamos en relativa armonía dentro del espacio en el que habitamos, y la segunda puede ser que el espacio habitable no sea suficiente para nuestra comodidad. Profundizaremos partiendo de la segunda con el fin de empatizar con la población que está en condiciones de riesgo y decide abandonar su vida en un lugar determinado para migrar hacia mejores posibilidades y como la arquitectura atiende o se ausenta de la emergencia migratoria. Artículo relacionado: Cómo la migración definirá el futuro del urbanismo y la arquitectura Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir