Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los conceptos de autonomía, colaboración y participación han cobrado importancia en el ámbito de la arquitectura y el urbanismo en las prácticas llevadas a cabo por las comunidades junto con arquitectos, urbanistas y diseñadores. En un período en el que el número de desastres climáticos ha aumentado significativamente -el número se ha duplicado en los últimos 40 años según un informe publicado en 2016 por el CRED (Centre for Research on the Epidemiology of Disasters)-, sumado a los conflictos y otras tragedias, la demanda de La reconstrucción de viviendas e infraestructura en las áreas afectadas ha crecido simultáneamente. Este factor ha exigido un gran esfuerzo de colaboración para la reconstrucción arquitectónica y urbana. Después de un desastre, ciudades enteras a menudo necesitan ser reconstruidas. En otras palabras, además de la construcción de viviendas, es necesario repensar la infraestructura, el equipamiento, los flujos y la dinámica urbana para que las nuevas estructuras estén protegidas, en caso de que se repita el desastre. Además del conocimiento técnico de arquitectos, urbanistas y otros profesionales, y el apoyo financiero de las instituciones, el diálogo con la población y su participación en este proceso son esenciales para proponer soluciones apropiadas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir