Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una organización de arte comunitario sin fines de lucro en Boston, requirió un espacio que pudiera funcionar como salón de clases para niños, centro de eventos, lugar de actuación artística, cine, galería y sala de conferencias. Este desafío requirió transformaciones rápidas en el diseño, la calidad de la luz y la altura del techo. En respuesta, el diseño toma prestado del lenguaje de escenarios — insertando un sistema de particiones translúcidas que descienden desde arriba para cambiar la altura del techo, modular la luz, definir cajas de luz o repartir el espacio. Con este sistema, la galería puede lograr y controlar con precisión las cualidades de la luz en un grado que normalmente solo es posible en museos más grandes con tragaluces y sistemas de deflectores de luz complejos. Los escenarios preprogramados tanto en iluminación como en particiones permiten transformaciones espaciales casi instantáneas, lo que hace que el espacio sea completamente maleable y completamente adaptable a sus diversas necesidades. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir