Agrandar imagen | Ver tamaño original
La arquitectura puede fundamentar tanto la sanación como el bienestar, ya sea para mitigar y reducir la transmisión de enfermedades, o simplemente brindar un espacio tranquilo para el consuelo, los edificios de nuestra vida diaria moldean directamente nuestra experiencia. En el caso de la arquitectura de emergencia, los espacios se construyen para abordar problemas de salud y refugio. A medida que los arquitectos continúan repensando los diseños para la vivienda y las necesidades humanas básicas, también han extendido su enfoque al bienestar mental, físico y espiritual. La pandemia de COVID-19 ha demostrado cómo la comunidad de diseñadores y arquitectos se necesitan desesperadamente para reinventar las estructuras de emergencia para la seguridad y el bienestar. Pero la necesidad de refugios de emergencia está vinculada a muchos tipos de crisis, no solo a una pandemia. Para la vida urbana, las ciudades se han convertido en centros de comercio, cultura y conexión social. Aquí, la arquitectura de emergencia a menudo tiene una vida útil más larga de lo que se pretendía originalmente, pero puede abarcar diferentes medios para abordar los ecosistemas locales y los desastres, la educación, la cultura y la salud. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir