Agrandar imagen | Ver tamaño original
Desde al menos la época romana antigua, los seres humanos han reconocido el valor de lo que ahora se conoce como agricultura de ambiente controlado, permitiendo a los agricultores cultivar plantas durante todo el año y no solo en ciertas estaciones. Aunque fueron inventados hace cientos de años, los invernaderos continúan siendo el medio más popular de agricultura de ambiente controlado en la actualidad, con innovaciones en tecnología y diseño que han mejorado tanto la belleza como la eficacia de esta tipología. A continuación, exploraremos en detalle la historia y la estructura del invernadero, así como varios ejemplos de diseño de invernaderos innovadores y experimentales. En el siglo I d.C., Plinio el Viejo documentó que al emperador Tiberio le gustaban tanto los pepinos que sus jardineros produjeron un sistema artificial que les permitía cultivar esta verdura durante todo el año. Antepasado del invernadero moderno, este sistema consideraba una estructura revestida con tela aceitada o mica. Invenciones similares tendrían lugar en todo el mundo: el primer invernadero calefaccionado del cual se tiene registro se fabricó en Corea en la década de 1450, utilizando un sistema de calefacción por suelo radiante para complementar la estructura aislante del invernadero. La experimentación con el tamaño y el diseño de los invernaderos se produjo en Europa a lo largo del siglo XVII, destacando el invernadero de Versalles como un ejemplo sorprendente. En la década de 1800, los invernaderos se convirtieron gradualmente en un fenómeno más común, más allá del dominio de los más adinerados: se extendieron a las universidades con la popularización del campo de la botánica y en 1851, la Gran Exposición se llevó a cabo en lo que era esencialmente un gran invernadero. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir