Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los pueblos chinos no solo son un portador de la vida cotidiana tradicional, sino que también resultan ser un medio de comunicación pública. El pabellón para escuchar y contemplar la lluvia se basa en el concepto de los "nuevos asentamientos de arte al estilo Hui", inspirándose además en el antiguo pozo muy bien conservado, con el fin de expresar la visión de una coexistencia armoniosa entre lo moderno y la tradición, lo humano y la naturaleza. La tierra excavada en el sitio para crear la estructura, fue apilada dentro del espacio abierto para formar una colina de diez metros, generando así una nueva topografía. La estructura del edificio es de baja altura, de forma horizontal y bastante extendida, cuyo volumen alberga otros pabellones y pasillos que permiten contemplar la montaña. El volumen y la colina artificial dependen totalmente entre sí, pues los muros del edificio se abren hacia la colina para dar paso al senderismo de montaña. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir