Agrandar imagen | Ver tamaño original
A través del diseño del espacio construido, la arquitectura tiene el poder de impactar directamente en las relaciones humanas. En el caso de los proyectos de pequeña escala, al desafío de lograr una óptima mediación entre el espacio y las personas se le suma la complejidad de trasladar a un área reducida las ideas para fortalecer y potenciar los vínculos sociales. Las intervenciones, los pabellones temporales y los edificios de pequeña escala son algunos ejemplos de proyectos que han demostrado que no es necesario un gran despliegue para que la arquitectura tenga un gran impacto en el contexto social en el que se inserta. Los proyectos que se presentan a continuación demuestran cómo sus cualidades y potencialidades convierten a estos espacios en grandes obras, no en el sentido de su tamaño, sino en su impacto social: Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir