Las y los arquitectos no son héroes, son trabajadores

Las y los arquitectos no son héroes, son trabajadores

La mayor parte del trabajo en la arquitectura es arduo y esto suele resultar en situaciones de injusticia. Durante la etapa académica, las soluciones a los problemas de la arquitectura y las ciudades se encuentran dentro del campo de la reflexión y la creatividad. Ese es el único momento en la vida de los profesionales donde sucede esto y, en muchos sentidos, esto no forma adecuadamente al estudiante de arquitectura para el mundo real, que es un mundo de trabajo pesado. En realidad, los arquitectos no son héroes

No son grandes pensadores, encargados de resolver las contradicciones inherentes a la creación de algo como un edificio. Es muy probable que tampoco sean creadores de tendencias ni estetas. La mayoría de las veces, están sentados frente a la computadora discutiendo sobre la distribución del edificio o dibujando secciones de aislamiento en un escritorio con otras personas haciendo lo mismo. Ésta no es la vocación creativa que se nos prometió a los 19 años. Esto es trabajo, simple y llanamente.

O, para ser más específicos, es trabajo, hecho a destajo, no diferente al del trabajador textil, excepto que el trabajador textil no está agobiado por una deuda estudiantil insuperable, ni se deshace mentalmente por la falsa promesa de cambiar radicalmente el rostro de la moda para siempre.

Sin embargo, los arquitectos no se ven a sí mismos como trabajadores. Se ven a sí mismos como creativos temporalmente desfavorecidos, de alguna manera distintos de los trabajadores de la construcción que convierten sus dibujos en realidad. Cuando los arquitectos comienzan a pensar en sí mismos como trabajadores, se abren a una amplia gama de posibilidades políticas, con un profundo potencial para cambiar la práctica y el rostro de la arquitectura, no individualmente como genios únicos, sino colectivamente, como actores políticos organizados. Pero el profesionalismo es un hueso duro de roer, incluso cuando la profesión ha estado en una espiral descendente durante décadas. Nosotros, como campo, somos afortunados de que ahora haya obras como Architecture and Labor de Peggy Deamer que ayudan a aclarar, en términos inequívocos, nuestras poco halagüeñas reglas de compromiso como participantes en la sociedad capitalista. El libro de Deamer, una colección de ensayos escritos a lo largo de diez años, aborda lo que parecen problemas perversos y propone posibles soluciones que van desde el derecho contractual hasta la sindicalización. Sin embargo, para mí, este pequeño volumen se entiende mejor como un recurso, es decir, como una serie de propuestas reflexivas sobre las que construir en lugar de seguir a ciegas.

Gran parte del trabajo de Deamer podría caracterizarse por romper los mitos disciplinarios. De manera reveladora, elige abrir su colección con un ensayo sobre detalles arquitectónicos, a menudo el punto de referencia para distinguir una buena obra de arquitectura de una mala. Señala que todavía nos adherimos a una visión artesanal del detalle y habitualmente se lo atribuimos a algún creador inusualmente sensible, cuando en realidad, la mayoría de los detalles son conjuntos colectivos, al igual que el resto de un edificio; es más, esos ensamblajes ahora se producen en masa. Nuestro concepto de detalle aún tiene que tomar en cuenta tales cosas y, al no hacerlo, oscurece fundamentalmente una mayor investigación sobre la naturaleza de la producción arquitectónica en nuestro mundo contemporáneo. La autora hila esto con una disquisición sobre la naturaleza del trabajo arquitectónico como trabajo, con el objetivo de derribar el cortafuegos entre los arquitectos y el resto del mundo AEC, o como lo expresa sucintamente Deamer, “Los arquitectos diseñan, los contratistas construyen; nosotros hacemos arte, ellos trabajan."

Al distinguirse de los oficios de la construcción, los arquitectos no solo no logran captar la noción de su propia precariedad como trabajadores, sino que también dejan escapar las oportunidades financieras y de bienestar disponibles para esos oficios a través de sindicatos y diferentes estructuras de propiedad. Además, esta desconexión pone a las y los arquitectos a riesgos morales con respecto a la construcción de sus edificios (pensando en los comentarios concisos de Zaha Hadid sobre los trabajadores contratados que construyeron su obra en Qatar) y muestra una clara falta de voluntad política para cambiar esas cosas. En palabras de Deamer: "Los arquitectos afirman con razón que no están en la mesa de negociaciones, pero lamentablemente se niegan a reflexionar sobre cómo su desvinculación impacta en esta tragedia."

Manuel Shvartzberg y Yolande Daniels leyendo el manifiesto de The Architecture Lobby en una protesta en la Bienal de Venecia 2014. Imagen © The Architecture Lobby
Manuel Shvartzberg y Yolande Daniels leyendo el manifiesto de The Architecture Lobby en una protesta en la Bienal de Venecia 2014. Imagen © The Architecture Lobby

Deamer, quien es una fuerza líder detrás del Architecture Lobby, afirma que la separación entre el discurso del trabajo y la arquitectura es reciente. A lo largo del siglo XIX, arquitectos, diseñadores y teóricos como John Ruskin y William Morris cuestionaron las condiciones de alienación de los trabajadores frente a la producción en masa. Pero en el siglo XX, los defensores del modernismo, mientras invocaban un sentimiento de cultura para todos hecho posible por la tecnología, cambiaron el enfoque de la producción hacia el consumo y la materialidad, lo que hizo que el trabajador quedara oscurecido por la tecnología de la industria. En los Estados Unidos de la posguerra, el "corporativismo" (según Deamer) propuso la idea de un capitalismo humano que aseguraba la libertad a través de la elección del consumidor, hecho aún más variado por una creciente industria del diseño. Sin embargo, esta edad de oro duró poco. El período posterior de neoliberalismo despojó a la arquitectura de su buena fe de mentalidad social (es decir, su papel en la provisión de vivienda pública), reemplazándola con discursos formales y, al mismo tiempo, el argot y la racionalidad de la financiarización. Los proyectos sociales dieron paso de inmediato a proyectos de construcción individuales, que, a su vez, fueron reconsiderados como activos líquidos. Las y los arquitectos, desafortunadamente, se han olvidado de reconsiderar sus nociones de sí mismos con respecto a estos últimos cambios.

Quizás las partes más interesantes y esclarecedoras del libro de Deamer son sus historias de eventos que han dado forma a la práctica arquitectónica desde las sombras. De particular interés es el papel de las demandas antimonopolio en la década de 1970 en la eliminación de las protecciones de AIA como "programas de tarifas sugeridas, la prohibición de los miembros de descontar tarifas, las estrictas pautas de publicidad y la prohibición de la competencia que rige a sus miembros". Estos esfuerzos litigiosos esencialmente desencadenaron la carrera hacia el fondo de la arquitectura y, considerando el papel más amplio que han desempeñado las leyes antimonopolio en la remodelación de las llamadas `"profesiones científicas", dejan pocos recursos para la colaboración, para que no se interprete como anticompetitiva.

En términos de soluciones, Deamer propone contratos de cooperativización y entrega de proyectos integrados en los que el riesgo y la recompensa se comparten entre todas las partes a través de la promesa de no demandar. Hay lagunas en los dilemas legales más amplios presentados en el libro; sin embargo, algunos (encuestas de terceros y estado sin fines de lucro) son menos convincentes y estructuralmente consecuentes que otros (exenciones de las leyes antimonopolio que se aplican a los estados y la sindicalización). El enfoque de Deamer en eludir los problemas legales y administrativos de la arquitectura es útil porque explica las estructuras únicas del trabajo arquitectónico dentro de un marco capitalista estadounidense bastante difícil de navegar, brindando una idea más completa tanto de la inmensidad del problema como de las limitaciones inherentes de la arquitectura que podrían ser soluciones. (También es de interés la comparación de Deamer de las asociaciones de arquitectos y las organizaciones emisoras de credenciales en los Estados Unidos con las de Francia, Suecia y Alemania).

En el libro surgen dos narrativas claras: las y los arquitectos se niegan a reconocer su papel como trabajadores bajo su propio riesgo, ya que las estructuras de profesionalización se hunden bajo las presiones de la automatización y la descalificación mientras que las únicas vías de reparación disponibles son, en última instancia, de alcance bastante estrecho. El hecho es que gran parte del trabajo de construcción de entidades comunales, en este país, se ha vuelto ilegal, y aquellas, como los sindicatos, que han conservado la legalidad han sido devoradas por el voraz monstruo del neoliberalismo. Reformar el AIA o construir nuevas organizaciones para que ocupen su lugar, trabajar bajo nuevos contratos o formar cooperativas podría ayudar a los arquitectos a detener la marea de la precariedad, pero estas soluciones se limitan a la arquitectura, y en un mundo donde todos tenemos que habitar el mundo, no resulta suficientemente bueno.

La perspectiva de la sindicalización acecha las páginas del libro de Deamer, y aunque puede parecer una solución demasiado simple a nuestras enfermedades actuales, no lo es. El poder de un sindicato radica en su capacidad para unir a un segmento de trabajadores y construir redes de solidaridad hacia el exterior, que abarcan campos y sectores. Eso no es para ocultar ciertas tensiones inevitables que surgen de demandas y deseos potencialmente conflictivos. Por ejemplo, si queremos cambiar la arquitectura a un campo más equitativo, debemos generar poder desde dentro de la arquitectura. Pero si queremos construir mejores ciudades, tenemos que mirar más allá de la práctica arquitectónica y las prácticas políticas que se cruzan con las batallas que se libran por motivos de vivienda, ambientalismo, gentrificación y la mirada de otros temas que toca la arquitectura.

Si una pequeña cooperativa utiliza su consenso democrático radical para rechazar un proyecto que desplazará a las familias, otra empresa más cínica estará feliz de ocupar su lugar, y esa empresa cínica también podría estar perfectamente democratizada trabajando a través de contratos de IPD, por ejemplo. Las estructuras democráticas siempre se pueden utilizar para fines no democráticos, pero los sindicatos son inherentemente políticos: llevan la historia política y la solidaridad inherente a la lucha organizativa. Si todos los arquitectos estuvieran sindicalizados, si fueran solidarios entre sí, entonces el rechazo de su fuerza de trabajo significaría algo colectivamente, algo que repercutiría en el resto de la industria de la construcción, algo que en realidad arrojaría un freno a la producción de edificios y el capital inmobiliario inevitablemente ligado a ellos.

Deamer hace un trabajo maravilloso al responder preguntas relacionadas con los contratiempos legales y organizativos sobrenaturales vinculados al campo específico de la arquitectura. Hace y responde preguntas sobre el trabajo: ¿qué significa en términos de práctica arquitectónica? ¿cómo se forman las concepciones que los arquitectos tienen de sí mismos con el tiempo, la historia del trabajo arquitectónico y sus órganos organizativos? Pero ha llegado el momento de hacer preguntas sobre la fuerza de trabajo. esas son preguntas colectivas y la única forma de responderlas de verdad es a través de la acción.

Architecture and Labor
Por Peggy Deamer
Publicado por Routledge
Precio sugerido $34.36

Este artículo se publicó originalmente en The Architect's Newspaper como "Revisión: en arquitectura y trabajo, Peggy Deamer reconoce que los arquitectos son trabajadores".

Sobre este autor/a
Cita: Wagner, Kate. "Las y los arquitectos no son héroes, son trabajadores" [Architects Are Workers] 19 ene 2021. ArchDaily Perú. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.pe/pe/955354/las-y-los-arquitectos-son-trabajadores> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.