ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Artículos
  3. Entrevistas de la Recesión: Manuel Ocaña

Entrevistas de la Recesión: Manuel Ocaña

Entrevistas de la Recesión: Manuel Ocaña
Manuel Ocaña. © Piedad Sancristóval
Manuel Ocaña. © Piedad Sancristóval

La recesión puede provocar una gran variedad de respuestas; desilusión, frustración, dolor, etc. Sin embargo, para aquellos que no les gusta sumirse en la angustia, puede tratarse de una oportunidad para la reflexión, en un amplio periodo de tiempo, sobre la sociedad y la forma en la que puede actuarse.

En esta oportunidad, les presentamos una entrevista quizá más incendiaria que optimista por parte del arquitecto Manuel Ocaña, quien demuestra que está lejos de sentirse impresionado de cómo su país natal ha manejado su situación financiera, desde el auge a la decadencia. Dice que “España fue un país sexy, fibroso, energético, pero la envidia, los complejos de inferioridad, la codicia, la chulería y la prepotencia lo llenaron de grasa.”

Manuel Ocaña es el arquitecto tras Manuel Ocaña Architecture and Thought Production Office, su oficina con sede en Madrid y que ha desarrollado una gran variedad de proyectos en todo el mundo, desde el diseño de paisajes hasta restauración del patrimonio. Desde el año 2000, cuando fundó su oficina, se ha caracterizado por la fusión de tecnología, arte y arquitectura, de esta manera además de desarrollar proyectos de arquitectura, también funciona como Agencia de Producciones materializando proyectos audiovisuales.

Puedes revisar la entrevista, después del salto.

¿Cuál fue el efecto del auge económico (los años 1990-2008) en la arquitectura española?

Ocaña de España housing complex, designed by Manuel Ocaña. © Miguel de Guzmán.
Ocaña de España housing complex, designed by Manuel Ocaña. © Miguel de Guzmán.

Entendiendo la Arquitectura Española como la que se difunde en los medios y en los programas académicos internacionales, y considerando que esta arquitectura es menos del 1% de lo construido durante el boom, creo que el efecto ha sido, y todavía está siendo, el estallido de 5 burbujas:

Por un lado tenemos la Burbuja de la Complacencia Social. En una suerte de neo-catolicismo digital que se desarrolla en ciudades ricas del primer mundo, el paraíso es ver a a niños en solares desocupados con instalaciones de columpios de diseño trash, haciendo talleres de macramé pagados por Instituciones públicas sin ofrecer ningún avance social útil, productivo, provechoso, y solvente a cambio.

La segunda burbuja es la que podíamos llamar Burbuja YBSA (Young &Brilliant Spanish Architect). La juventud se ha sobrevalorado de la misma manera que se hizo con los consejos de ancianos en las culturas del pasado. Asistimos a borracheras de originalidad tratando de democratizar la excelencia y transformar a toda la profesión en artistas de los colorines y los circulitos.

También está estallando la Burbuja paramétrica. Porque las novedosas herramientas digitales se están entendiendo como fines y no como medios.

Ocaña de España housing complex, designed by Manuel Ocaña. © Miguel de Guzmán.
Ocaña de España housing complex, designed by Manuel Ocaña. © Miguel de Guzmán.

No podemos obviar la importancia de la Burbuja mediática que ha estallado por exceso de información y homogeneización. Todo es publicable, y el impacto dura horas porque se disuelve inmediatamente. Revistas y blogs han creado hordas de seguidores y fans mediante modelos de adhesión que se retroalimentaban o de su propio papel couché (antes del 2006) o del aburrido y reiterativo repertorio mediante imágenes de consumo inmediato. El Fast Food llegó a la arquitectura.

La última burbuja, que está a punto de estallar, al menos en España, sería la Burbuja académica. En España hay ya decenas de miles de titulados y decenas de miles de doctores -que pretenden ser decenas de miles de profesores-. El drama es que no van a poder ni recuperar la inversión que han hecho en sus estudios.

¿Cómo ha cambiado la arquitectura española desde 2008? Cómo han cambiado las prioridades? Ha trasladado el foco de creación a renovación?

Mediterraneo House (in progress), designed by Manuel Ocaña. © David Frutos.
Mediterraneo House (in progress), designed by Manuel Ocaña. © David Frutos.

En socioeconomía, desde 2005, la Transformación es paradigma frente a la Innovación. Hemos pasado de tratar de crear cosas de la nada a que sea más importante crear algo de lo que ya existe.

La arquitectura, e insisto no solo la española, no es ajena a esta corriente de pensamiento. Rem Koolhaas trata el tema “Preservation” como uno de los puntos fuertes de su programa de investigación en la Strelka. La Mezquita de Córdoba, en mi opinión, la mejor obra de la historia de la Arquitectura, es una Transformación que duró siete siglos mediante reciclado, ampliaciones modulares e incrustaciones de edificios. Y muchas de las obras clave de nuestro presente inmediato son Transformaciones. Por ejemplo la Elbphilharmonie de Hamburgo de H&M, o el OostCampus de Carlos Arroyo.

Aún así España, en este momento, no está preparada ni económica ni culturalmente para apuntarse al tren de la renovación-Transformación. Su clase política está en una aguda crisis de inteligencia y de determinación. Así que os tengo que contestar que la arquitectura española no ha cambiado, se ha estancado.

¿Qué estudios de arquitectura están sobreviviendo, y cómo? Han adoptado proyectos más interdisciplinarios?

Mediterraneo House (in progress), designed by Manuel Ocaña. © David Frutos.
Mediterraneo House (in progress), designed by Manuel Ocaña. © David Frutos.

No va a sobrevivir prácticamente ninguna firma de las que se forraron en el boom. Solo quedarán las grandes ingenierías y los estudios artesanales. Los términos medios se desvanecen en el neoliberalismo radical. A pequeña escala imperará la subcontratación de autónomos. Los contratos fijos son ya tesoros del pasado. La vida laboral no se asegurará jamás. Y menos para más de 35.000 profesionales sin trabajo.

La peor parte se la lleva una generación perdida (los que hoy tienen alrededor de 30 años) que o bien deciden emigran o bien protestan y lloran, arremetiendo con mucho resentimiento contra el arquitecto empresario. Cientos de blogs “sindicalistas” se lamentan inoperativamente y exigen derechos que, por desgracia, son derechos irreversiblemente perdidos. Pienso en los vampiros de Ann Rice, que solo mueren si no se actualizan y aceptan el presente.

Por otro lado me preguntáis sobre los proyectos interdisciplinarios. Eso es otra trampa. No son rentables económicamente en la mayoría de los casos aunque evidentemente enriquecedores. La sociedad todavía no los demanda. Somos nosotros los que tratamos de imponerlos. Hay auténticos gurús de las redes sociales que enredan entre ellos y se “likean” en una suerte de onanismo narcisista vestido de heroicidad interdisciplinar. La interdisciplinareidad está sobrevalorada y mal entendida. Es una excusa para procastinar que solo lleva a condenarse a verse a uno mismo, con casi 40 años, como un potencialmente brillante arquitecto que a ganar el mismo dinero que un empleado de McDonalds.

¿Ha salido algo positivo del auge/quiebra?

Mediterraneo House (in progress), designed by Manuel Ocaña. © David Frutos.
Mediterraneo House (in progress), designed by Manuel Ocaña. © David Frutos.

¿Ha salido?. No de momento, pero saldrá.

Saldrá, lo que no se es si los que tenemos más de 40 años lo veremos. Creo que nadie sabe que ocurrirá, aunque se estén vendiendo predicciones por todos los foros. No nos engañemos. La profesión está en crisis y la arquitectura que casi todos practicábamos está estigmatizada.

Pero surgirá algo positivo, eso es seguro. Será cuando nuestros hijos vean esta debacle profesional como simple pasado. El ser humano es indestructible y siempre ha ido hacia delante

Pero no descartaría el largo plazo. No hay que olvidar que los “decadentes” romanos sucumbieron ante unos cristianos, más bien toscos e incultos, que vendían buen rollo y paz. Luego, en occidente, nos metimos en 1000 años de oscuridad.

¿Crees que la crisis represente un momento cíclico (un período de austeridad que será reemplazado, de nuevo, por un momento de prosperidad) o el principio de un cambio sistémico que va a cambiar la arquitectura para siempre?

Render de Mediterraneo House (in progress), designed by Manuel Ocaña. © Manuel Ocaña
Render de Mediterraneo House (in progress), designed by Manuel Ocaña. © Manuel Ocaña

No es un momento cíclico. La práctica ordinaria de la arquitectura ha cambiado para siempre.

Solo sobrevivirán como virtudes universales, la especulación con la Materia y la Técnica. La vieja arquitectura de calidad, la basada en sofisticadas prácticas artesanas o artísticas seguirá existiendo aunque cada vez para paladares más minoritarios. Será un lujo.

El mundo de la música cambió varias veces, una de las últimas con el poder de las discográficas y el pop más absurdamente comercial. Pero los melómanos existen. Otra cosa es que esos “entendidos” no sean más que un club y que no tengan representación alguna en la cultura y en la sociedad.

En cuanto a la Austeridad es un término que me preocupa. Primero porque se puede entender como populismo o main-stream judeocristiano, interpretable como una manifestación inconsciente de resentimiento.

Si la Austeridad es producir pensamiento arquitectónico con pocos medios económicos, forzando a la imaginación a llegar a cimas no alcanzadas, me interesa mucho. Pero, al menos en España, la austeridad se entiende como abstinencia propositiva y continencia intelectual.

¿Cuál ha sido el efecto en España de la migración masiva de arquitectos jóvenes y talentosos?

Casa Rota en Madrid. Diseñada por Manuel Ocaña. © Manuel Ocaña.
Casa Rota en Madrid. Diseñada por Manuel Ocaña. © Manuel Ocaña.

El efecto tiene más que ver con ellos y sus familias que con el País.

Les envidio, les han dejado en bandeja esa katarsis que Tolstoi reivindicaba: Si no tienes una katarsis intelectual antes de los 35 años te quedas estéril intelectualmente para el resto de tu vida.

Nuestros titulados saben dibujar y tienen un amplio repertorio de imágenes consumidas vorazmente durante estos últimos años. Pero no se ha demostrado que sepan producir, gestionar. No han tenido oportunidad. No tienen una experiencia laboral solvente. Son casi todos de perfil creativo y hay muy pocos de perfil ejecutivo.

Lo peor es que muchos saldrán a trabajar al extranjero como lo que antes se llamaba Delineante Proyectista o acabarán ejerciendo la arquitectura de una manera paralela en que muchos músicos de talento acaban ganándose bien la vida, tocando versiones de Paul Anka en cruceros o en hoteles de cinco estrellas.

Por ello dudo que la ambición profesional que muchos tenían sea satisfecha a medio plazo. El sistema nos ha mimado tanto que ahora, sin su teta, deberíamos ser absolutamente conscientes de que los países emergentes lo son porque trabajan mucho más y por mucho menos.

¿España y Portugal eran fuertes focos de arquitectura inovadora y impactante – crees que esto ya pasó a otras manos?

Centro Sociosanitario Geriátrico Santa Rita, diseñado por Manuel Ocaña. © Miguel de Guzmán.
Centro Sociosanitario Geriátrico Santa Rita, diseñado por Manuel Ocaña. © Miguel de Guzmán.

Esto que planteáis es casi una leyenda urbana. Lo que ha pasado es que España ha tenido las mejores revistas de arquitectura y la mayor tradición en el autobombo fomentado desde las universidades. El deseo de un gran porcentaje de los estudiantes españoles era salir en elCroquis.

Os hemos engañado. La arquitectura española está en todas partes publicada, pero no la habéis visto. En muchas fotos de edificios que se consumen en segundos en la pantalla del smartPhone hay mas PhotoShop que en el Vanity Fair. El 98% de todo lo construído en España estos últimos años es basura, y del 2% restante ( lo que conocemos por los Media) la mitad está manipulada para ofrecerse a los medios

Como viajero te aseguro que la media de calidad arquitectónica de cualquier país europeo, americano o asiático, comparable socioeconómicamente a España, es muy superior a la reciente media de calidad arquitectónica española.

España fue un país sexy, fibroso, energético, pero la envidia, los complejos de inferioridad, la codicia, la chulería y la prepotencia lo llenaron de grasa. Ahora es un país enfermo de la obesidad moral propia de los nuevos ricos arruinados.

Cita: Katerina Gordon. "Entrevistas de la Recesión: Manuel Ocaña" 11 sep 2012. ArchDaily Perú. Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/02-189423/entrevistas-de-la-recesion-manuel-ocana>