ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Artículos
  3. El procesador en el computador de una Oficina de Arquitectura

El procesador en el computador de una Oficina de Arquitectura

El procesador en el computador de una Oficina de Arquitectura

A estas alturas ya entendemos que la CPU (Procesador) es el “cerebro” del computador. Mientras mejor sea ésta, más rápido será nuestro computador. Y por lo que vimos en la encuesta que realizamos hace un tiempo, el rendimiento es un tema fundamental para una oficina de arquitectura. ¿Pero qué es lo que realmente hace la CPU? ¿Y en qué me afecta realmente como arquitecto?

Su principal tarea es realizar todos los cálculos necesarios para procesar lo que finalmente vemos en la pantalla. La cantidad de cálculos que realiza por segundo se miden en Megahertz, y actualmente podemos ver cifras de miles de Megahertz, llamados Gigahertz (GHz). Y bueno, básicamente mientras más GHz, más rápido es el procesador y, por lo tanto, mayor el desempeño del computador.

Pero a medida que aumenta esta capacidad de cálculos por segundo, otros factores empiezan a importar y podemos tener procesadores con la misma cantidad de GHz pero con rendimientos bastante distintos, y a continuación les explicaré más al respecto y en qué se ve reflejado esto al momento de usar las aplicaciones que usamos en nuestra oficina de arquitectura.

Para hacer cada cálculo, la CPU requiere de cierta cantidad de energía. Esta energía genera calor, lo que pueden notar cuando el computador “se calienta” al hacer un render. Y a medida que más “densos” y pequeños se vuelven los procesadores, es mayor la cantidad de energía por unidad de superficie. Entonces, para hacer procesadores más rápidos, entra en juego el factor de la disipación del calor y el enfriamiento. Es por eso que los supercomputadores por lo general usan complejos sistemas de enfriamiento, y también es por esto que tu computador podría llegar a colgarse si la temperatura de la CPU llegase a temperaturas superiores a los 70ºC.

Por ende, es muy recomendado que el equipo, ya sea portátil o de escritorio, cuente con una ventilación adecuada, sus ranuras de expulsión de aire se encuentren despejadas, y el ventilador interno funcione bien. Justamente por esto motivos, para los fabricantes de CPUs es muy importante el poder reducir el consumo energético de las CPUs para la misma cantidad de operaciones. Buen ejemplo era el netbook que mencionamos en un ejemplo anterior, , donde la principal gracia era tener un chip de muy pequeño tamaño que realice cálculos de manera similar a uno más grande de escritorio, y usando menos energía.

Para procesar los datos que vemos en la pantalla, el procesador debe acceder a los datos que tenemos guardados en la memoria RAM, interpretarlos, calcularlos y devolverlos. Y aquí aparece otro “cuello de botella”. Si tenemos poca RAM, es menor la cantidad de información que puede pasar directo al procesador para ser calculada, y se debe ir pasando del disco duro hacia la RAM constantemente a medida que se libera espacio en ella, alentando el proceso y evitando que usemos la CPU al 100%. Así que es por esto que necesitamos mucha RAM para que los modelos 3D puedan estar cargados completamente en ella y así al girarlos y modificarlos, las operaciones de cálculo sean más rápidas. Esto lo notaremos al operar modelos 3D complejos en Autocad, 3D Studio, Sketchup o Rhino, y es lo que también nos permite operar imágenes de gran tamaño de manera más fluida en programas como Adobe Photoshop.

captura de pantalla en Autocad con un modelo super complejo zoom-out
captura de pantalla en Autocad con un modelo super complejo zoom-out

Entonces, más RAM siempre es mejor. Pero claramente no podemos tener infinita RAM y hay un límite en la capacidad de un procesador de comunicarse con cierta cantidad de RAM, la que con los años ha ido aumentando. En computadores de escritorio para el público general (o sea, los que generalmente usamos) el actual límite es de 24GB de RAM en los procesadores Intel Core i7 Extreme. Y ojo que en esto también es importante el sistema operativo que usemos. Por ejemplo, Windows XP o Windows Vista 32bit no pueden manejar más de 3GB de RAM, siendo lo mejor para un computador de arquitecto con mucha RAM usar sistemas operativos como Windows 7 ó Mac OSX 10.5 o superior.

Además cabe mencionar -y muy probablemente ya lo saben o intuyen- que en cuanto al procesamiento gráfico, las tarjetas de video actuales tienen sus propios procesadores y se pueden llevar gran parte del trabajo que antes realizaba la CPU, de manera paralela. O sea, una buena tarjeta de video nos ayudará aún más, especialmente al visualizar 3D en tiempo real. Por ejemplo, al rotar los modelos con sus texturas, sin tener que hacer un “render” y luego verlo. Pero este es otro campo, al cual nos referiremos en otro artículo.

foto de modelo en Sketchup siendo renderizado
foto de modelo en Sketchup siendo renderizado

Bueno, volviendo al tema de que más GHz son indicadores de mejor rendimiento, nos topamos con que actualmente los procesadores tienen más de un núcleo realizando los cálculos, de manera paralela, lo que trae mejor desempeño en un procesador a la misma cantidad de GHz (y misma cantidad de energía). Y esa es la principal gracia de los procesadores “Core” que generalmente vemos en los computadores.

En la actualidad tenemos procesadores con 4 núcleos que funcionan en paralelo, que reducen drásticamente el tiempo que toma un render (calcular la geometría, la física de la luz, reflejos, etc). Y es lo que hace la diferencia en programas como 3D Studio Max, Revit, Autocad, Google Sketchup, Rhino, Grasshopper, entre otros que usamos en la oficina de arquitectura.

Gráfico comparativo entre procesadores Intel Core i7, Intel Core i5 y AMD Phenom II, realizado por el sitio especializado  CHW.net
Gráfico comparativo entre procesadores Intel Core i7, Intel Core i5 y AMD Phenom II, realizado por el sitio especializado CHW.net

Actualmente el mercado de los procesadores es liderado por Intel, quien fabrica los procesadores Intel Core i7 (alto desempeño), Intel Core i5 (requerimiento medio) Intel Core i3 (más básicos, gráficos integrados).

Los que nos interesan dado el uso de los programas de arquitectura, son los Core i7 y los Core i5. Ambos incluyen una tecnología de Turbo Boost, la cual incrementa a más del 100% su característica nominal de trabajo de acuerdo a la exigencia de cada proceso.

Su principal diferencia es el precio, siendo los Core i7 los con mejor desempeño pero más caros. Este es recomendado para quienes sienten la diferencia entre realizar un render en 5 horas o en 2 horas. Su principal gracia es que posee la tecnología Hyperthreading, que le permite duplicar de manera virtual sus núcleos (en este caso a 8) en momentos en que el cálculo lo necesita, aumentando aún más su desempeño.

Por otro lado, los procesadores Core i5 ofrecen un desempeño un poco menor, pero a un precio mucho más accesible. Sin embargo, como ven en el gráfico superior, su rendimiento es igual o superior que a otras alternativas como el AMD Phenom II, su alternativa en cuanto a precio.

Estos procesadores se lanzaron la semana pasada en Chile, y dentro de poco los veremos más y más tanto en computadores de escritorio como en portátiles. Así que espero que con esta breve introducción a lo que es un procesador sepan en que fijarse al momento de elegir su próximo computador.

Ver más:

Artículos
Cita: David Basulto. "El procesador en el computador de una Oficina de Arquitectura" 05 oct 2009. ArchDaily Perú. Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/02-27948/el-procesador-en-el-computador-de-una-oficina-de-arquitectura>