ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Artículos
  3. Cine y Arquitectura: "Mon Oncle"

Cine y Arquitectura: "Mon Oncle"

Cine y Arquitectura: "Mon Oncle"

Esta semana retrocedemos 50 años para recordar una obra del director francés Jacques Tati, la cual nos muestra cómo el modernismo se refleja en la vida cotidiana y doméstica de la sociedad de la época. La búsqueda de la máxima eficiencia, los diseños puros y la sofisticación de cualquier tipo de indumentaria pasa a ser más que una herramienta, en el objetivo de cualquier entorno urbano.

FICHA TÉCNICA

Título original: Mon Oncle Año: 1958 Duración: 120 min. Origen: Francia Director: Jacques Tati Guión: Jacques Lagrange, Jean L’Hôte, Jacques Tati Banda sonora: Franck Barcellini, Alain Romans, Norbert Glanzberg Reparto: Jacques Tati, Jean-Pierre Zola, Adrienne Servantie, Alain Bécourt

SINOPSIS

“Mi tío” es una pelicula que resume fantásticamente la arquitectura y la ciudad de mediados de siglo XX, por lo menos en sus dos extremos más reconocibles. La película de Jacques Tati muestra los contrastes entre dos mundos, dos maneras de vivir y de entender la ciudad y la arquitectura que a fines de los años ´50 se superpondrían violentamente.

Uno es el mundo de la modernidad exagerada por un optimismo futurista, como llegó (o regresó) a Europa de la mano de la reconstrucción de posguerra y el otro está representado por la ciudad tradicional.

Esos dos mundos están representados en la película de Tati en tres niveles diferentes: El habitante, su casa y su entorno cotidiano, o el barrio. Un niño va a ser el conector entre estos dos mundos completamente diferentes. Él vive en el barrio moderno, en una casa moderna y tiene una familia moderna. Al otro lado está el tío del niño, Monsieur Hulot representado por Tati, que vive en la parte antigua de la ciudad, en una casa antigua.

La afilada mirada crítica del director marca en cada escena las diferencias entre esos dos mundos en un contrapunto incesante. Tati pasa habitualmente a buscar al niño a la escuela, para llevarlo luego a la casa de su hermana, quién está casada con Arpel, un exitoso fabricante de plásticos. Tati en cambio, no tiene trabajo.

La Villa Arpel es una burbuja supermoderna cerrada al exterior mediante un muro que la separa del resto del barrio. Sólo un gran portón para el coche la conecta con la ciudad. La casa de Tati en cambio es un complejo laberinto de viviendas, escaleras y pasillos donde difícilmente se pueda escapar de la mirada, el saludo, la conversación casual, en fin del contacto social con el barrio. La casa forma parte del barrio.

Al frente de la casa moderna y encerrado entre sus muros se encuentra un jardín meticulosamente diseñado hasta el más mínimo detalle, hasta el punto de dificultar cualquier actividad que se quiera realizar en él. Una imagen clara que se refleja en el constante aburrimiento del niño cuando está en su casa. En contraste el patio de la casa de Tati es el barrio mismo. Los niños del barrio se reúnen y juegan en solares vacíos o entre los coches en la calle.

Mientras la “eficiencia” parece ser la palabra que expresa la casa moderna, con sus mecanismos electrónicos a distancia y los electrodomésticos omnipresentes en la vida familiar; es la “ineficiencia” la que se retrata en el barrio antiguo en donde nadie parece hacer lo que tiene que hacer: el verdulero vende desde una mesa de un bar a unos cincuenta metros del puesto de verduras, el barrendero no barre ,etc. Sin embargo la mirada es crítica y la eficiencia termina siendo inconveniente cuando más de una vez los artefactos no responden a sus amos.

CLIP

Hay una pelicula que resume fantasticamente la arquitectura y la ciudad de mediados de siglo XX, por lo menos en sus dos extremos mas reconocibles.La película Mi Tio (Mon Oncle), de Jacques Tati muestra los contrastes entre dos mundos, dos maneras de vivir y de entender la ciudad y la arquitectura que a fines de los años ´50 se superpondrían violentamente. Uno es el mundo de la modernidad exagerada por un optimismo futurista, como llegó(o regresó) a Europa de la mano de la reconstrucción de posguerra y el otro está representado por la ciudad tradicional. Esos dos mundos están representados en la película de Tati en tres niveles diferentes: El habitante, su casa y su entorno cotidiano, o el barrio. Un niño va a ser el conector entre estos dos mundos completamente diferentes. Él vive en el barrio moderno, en una casa moderna y tiene una familia moderna. Al otro lado está el tío del niño, Monsieur Hulot representado por Tati, que vive en la parte antigua de la ciudad, en una casa antigua. La afilada mirada crítica de Tati marca en cada escena las diferencias entre esos dos mundos en un contrapunto incesante. Tati pasa habitualmente a buscar al niño a la escuela, para llevarlo luego a la casa de su hermana, quién está casada con Arpel, un exitoso fabricante de plásticos. Tati en cambio, no tiene trabajo.

La Villa Arpel es una burbuja supermoderna cerrada al exterior mediante un muro que la separa del resto del barrio. Solo un gran portón para el coche la conecta con la ciudad. La casa de Tati en cambio es un complejo laberinto de viviendas, escaleras y pasillos donde dificilmente se pueda escapar de la mirada, el saludo, la conversación casual, en fin del contacto social con el barrio. La casa forma parte del barrio.

Al frente de la casa moderna y encerrado entre sus muros se encuentra un jardín meticulosamente diseñado hasta el más mínimo detalle, hasta el punto de dificultar cualquier actividad que se quiera realizar en él. Una imagen clara que se refleja en el constante aburrimiento del niño cuando está en su casa. En contraste el patio de la casa de Tati es el barrio mismo. Los niños del barrio se reunen y juegan en solares vacíos o entre los coches en la calle.

Mientras la “eficiencia” parece ser la palabra que expresa la casa moderna, con sus mecanismos electrónicos a distancia y los electrodomésticos omnipresentes en la vida familiar; es la “ineficiencia” la que se retrata en el barrio antiguo en donde nadie parece hacer lo que tiene que hacer: el verdulero vende desde una mesa de un bar a unos cincuenta metros del puesto de verduras, el barrendero no barre ,etc. Sin embargo la mirada es crítica y la eficiencia termina siendo inconveniente cuando más de una vez los artefactos no responden a sus amos. Sería imposible describir cada escena de esta película en un post, a la vez que innecesario, ya que mejor recomendaría que la vieran porque realmente vale la pena hacerlo.

Cita: Daniel Portilla [Dapo]. "Cine y Arquitectura: "Mon Oncle"" 17 mar 2010. ArchDaily Perú. Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/02-38701/cine-y-arquitectura-mon-oncle>