Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los jurados o comisiones evaluadoras de taller, sin duda forman la base misma de la escuela de arquitectura. Sin embargo, el éxito o el fracaso recae en gran medida en las manos de los jurados que están asignados a revisar el trabajo de los estudiantes. Si bien la arquitectura es un tema interdisciplinario con amplias consecuencias, la mayoría de los jurados son especialistas en un campo singular. Esto hace que los jurados de taller sean un asunto terriblemente impredecible; los estudiantes no solo luchan contra sus nervios y privación del sueño, sino que también deben estar alerta para asegurarse de que puedan manejar cualquier cosa que los miembros del jurado puedan arrojarles. Sin embargo, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Como estudiante, la defensa de su trabajo contra las críticas de un miembro del jurado que lo ofende fácilmente le hará más daño que bien. Del mismo modo, es difícil impresionar a un experto en servicios de construcción insistiendo en los probables impactos sociológicos positivos de tu propuesta de diseño. Ser capaz de identificar correctamente las inclinaciones académicas o emotivas de un miembro del jurado puede ser de gran ayuda para que los estudiantes presenten su trabajo estratégicamente, garantizando así que saquen el máximo provecho de su experiencia con el jurado. Aquí hay una compilación de nueve tipos de jurados que cada estudiante de arquitectura probablemente enfrentará en algún momento de la escuela: Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir