Agrandar imagen | Ver tamaño original
Si una persona imaginara un entorno completamente relajado, lo más probable es que la primera imagen que se le venga a la mente es un lugar rodeado de naturaleza, algo cercano a un bosque, las montañas, el mar o un prado. Difícilmente imaginará una oficina o un centro comercial como una fuente de confort y relajación. Aún así, la mayoría de las personas pasan casi el 80-90% de su tiempo en interiores, moviéndose entre sus casas y sus lugares de trabajo. Por esta razón, los arquitectos y diseñadores están recurriendo cada vez más a la 'biofilia' como una fuente de inspiración que promueve el bienestar, la salud y el confort emocional. ¿Qué es la biofília? Desde las primeras civilizaciones, la naturaleza ha servido a la humanidad como habitat natural, entregando refugio, comida y medicinas. Rápidamente, en los tiempos modernos, la revolución industrial y la tecnológica se apoderaron del panorama, reestructurando el modo en que los humanos interactúan con la naturaleza. El término 'biofilia' se traduce como 'el amor a las cosas vivientes' en el griego antiguo (philia = amor a / inclinación a). Aunque el término parece relativamente nuevo y se está convirtiendo en una tendencia gradual en los campos de la arquitectura y el diseño de interiores, la biofilia fue utilizada por primera vez por el psicólogo Erich Fromm en 1964, para luego ser popularizada en los 80's por el biólogo Edward O. Wilson, al detectar cómo la urbanización empezaba a promover una fuerte desconexión con la naturaleza. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir