ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Teoría de la Arquitectura Unificada: Capítulo 2B

Teoría de la Arquitectura Unificada: Capítulo 2B

Teoría de la Arquitectura Unificada: Capítulo 2B
Teoría de la Arquitectura Unificada: Capítulo 2B, El Vitra Museum de Frank Gehry es un ejemplo del tipo de arquitectura deconstructivista que los pensadores alaban. Image © Liao Yusheng
El Vitra Museum de Frank Gehry es un ejemplo del tipo de arquitectura deconstructivista que los pensadores alaban. Image © Liao Yusheng

El Patrimonio Tradicional

Algunas tradiciones son anacrónicas y equivocadas, pero como reservorios de las soluciones tradicionales contra la que comprobar las nuevas propuestas son de inmensa importancia. Una solución nueva puede en algún momento reemplazar una solución tradicional, pero debe tener éxito en restablecer las conexiones con el resto del conocimiento.

En el contexto de los patrones sociales, la arquitectura y el urbanismo, las nuevas soluciones son útiles si se conectan a los patrones sociales tradicionales, arquitectónicos y urbanos (es decir, todos aquellos desarrollados antes de la década de 1920). Si hay una diferencia obvia en la que nada en una disciplina se refiere a cualquier cosa fuera, entonces puede ser un problema serio.

Recientemente, Edward Wilson ha introducido el concepto de “consiliencia” como “el entrelazamiento de las explicaciones causales entre disciplinas distintas” (Wilson, 1998a). La consiliencia afirma que todas las explicaciones en la naturaleza están conectadas, que no hay fenómenos totalmente aislados. Wilson se centra en las piezas incompletas del conocimiento: la amplia región que separa las ciencias de las humanidades. Él está feliz de ver que se está llenando la brecha lentamente por biólogos evolutivos, neurocientíficos cognitivos e investigadores en inteligencia artificial. Al mismo tiempo, él está alarmado por la gente en las humanidades que están borrando las partes del cuerpo de conocimiento existente. Estos incluyen a los filósofos deconstructivistas. Wilson caracteriza sus esfuerzos como basados en la ignorancia. 

De la obra de Derrida, escribe: “... es lo opuesto de la ciencia, representada en fragmentos con la incoherencia de un sueño, a la vez banal y fantástica. Es inocente de la ciencia de la mente y el lenguaje desarrollado en otras partes del mundo civilizado, algo así como los pronunciamientos de un curandero que desconoce la ubicación del páncreas.” (Wilson, 1998b; pág. 41).

Desafortunadamente, la mayoría de las humanidades hoy se suscribe a sistemas de creencias que dañan la red de conocimientos consilientes. Aunque nunca se expresa directamente, el objetivo de la deconstrucción es borrar las instituciones de conocimiento. Lo que Derrida ha dicho es lo suficientemente alarmante: “La deconstrucción atraviesa ciertas estructuras sociales y políticas, superando la resistencia y desplazando instituciones haciéndolo ... efectivamente, tienes que desplazar, yo diría estructuras ‘sólidas’, no sólo en el sentido de estructuras materiales, sino ‘sólidas’ en el sentido de las estructuras culturales, pedagógicas, políticas, económicas.” (Norris, 1989; pág. 8). 

Muchas personas anhelan novedad sin tener en cuenta las posibles consecuencias. Esta ansia es a menudo manipulada por individuos sin escrúpulos. No todo lo que es nuevo es necesariamente bueno. Un ejemplo de esto es un nuevo virus, artificialmente desarrollado y desatado en el mundo. Debido al inmenso poder destructivo que la humanidad ahora posee, es imprescindible entender todas las posibles consecuencias.

En una broma hilarante, Alan Sokal escribió una absurda crítica deconstructiva utilizando afirmaciones científicas bien conocidas, en un artículo presentado para su publicación a una pretenciosa revista académica deconstructivista (Sokal, 1996). Ninguno de los árbitros para esta revista desafió Sokal antes de aceptar el artículo como digno de publicación. Sokal fue tan obvio en su engaño que supuso que habría estado expuesto, pero no fue así. 

Posteriormente, Sokal y Jean Bricmont (1998) exponían la crítica deconstructivista como absurda, y demostraron que varios respetados textos deconstructivistas se basan en referencias científicas absurdas. Esta es sólo la exposición más famosa de escritos deconstructivistas sin sentido; hay muchas otras (Huth, 1998). En una refutación de los textos deconstructivistas, Andrew Bulhak codificó el estilo literario de los deconstructivistas en un programa de computadora llamado “Generador Posmoderno” (1996). Es notablemente exitoso en generar textos sin sentido, que sin embargo son indistinguibles de aquellos escritos por venerados filósofos deconstructivistas.

Dejando de lado la cuestión del contenido veraz, una disciplina no es válida a menos que se apoye sobre una sólida estructura. Una característica de una disciplina coherente es la complejidad jerárquica, en la que las ideas y los resultados correlacionados definen una estructura interna única. Como un válido documento bancario, esta estructura debe ser extremadamente difícil de falsificar. Ese no es el caso de la deconstrucción. Por lo tanto, un artículo falso en estadística mecánica, utilizando todas las palabras apropiadas y símbolos matemáticos en una mezcla que suena bien, pero científicamente sin sentido, sería detectado inmediatamente.

Incluso un solo error en tal artículo no podría sobrevivir desapercibido. Es la función de los árbitros comprobar cada paso en el argumento de un artículo científico presentado para su publicación en una revista profesional. La supervivencia de la disciplina misma depende de un sistema de control que identifica y expulsa contribuciones falsas. Por el contrario, la supervivencia de la deconstrucción — en la que no hay nada para verificar — depende de la generación de más y más textos y edificios deconstruidos.

Un texto deconstructivista bien elaborado tiene sentido, pero no de cualquier manera lógica. Es una pieza de poesía que abusa de la capacidad humana para el reconocimiento de patrones para crear asociaciones, empleando la jerga técnica pero aleatoria.

Como Roger Scruton ha señalado: “La deconstrucción ... debe entenderse en el modelo de conjuro mágico. Los encantamientos no son argumentos, y evitan pensamientos y oraciones completas terminadas. Ellos dependen de los términos fundamentales, que resultan de la repetición, y desde su aparición en listas largas de sílabas crípticas. Su propósito no es describir lo que está ahí, sino para convocar a lo que no está allí ... Los encantamientos pueden hacer su trabajo sólo si las palabras clave y frases adquieren una penumbra mística.” (Scruton, 2000; páginas 141-142). 

El uso de palabras para el efecto emocional es una técnica común de adoctrinamiento de un culto. Esta práctica refuerza el mensaje del culto. Ya sea en los cantos que tienen poco sentido pero todavía pueden despertar las emociones de seguidores a nivel febril, o en los discursos de políticos demagogos que despiertan una lealtad salvaje y apasionada, la manipulación emocional es el mensaje. Incluso después de la exposición del carácter fraudulento de los filósofos deconstructivistas, su trabajo continúa siendo tomado en serio. Los libros de deconstruccionistas están disponibles en cualquier librería universitaria, mientras que los académicos respetables ofrecen comentarios críticos substanciales apoyando la supuesta autoridad de estos libros. Concediéndoles las trampas de la investigación académica, la impresión se mantiene cuidadosamente, esos constituyen un cuerpo válido de trabajo.

Los seguidores de la deconstrucción aplican técnicas clásicas de cultos para apoderarse de posiciones académicas; infiltrarse en la literatura; desplazar a sus competidores; establecer una base de poder mediante el empleo de la propaganda y la manipulación de los medios de comunicación. Usan el adoctrinamiento para reclutar seguidores, por lo general entre los estudiantes descontentos de humanidades . Como David Lehman lo expresó: “Una teología antiteológica, [la deconstrucción] ... se envuelve en misterios cabalísticos y rituales tan elaborados como los de una ceremonia religiosa ... está decidida a demostrar que los ideales y los valores por los que vivimos no son naturales e inevitables, pero son construcciones artificiales, elecciones arbitrarias que no deberían tener ningún poder de mando. Sin embargo, como un sustituto de la religión, la deconstrucción emplea un vocabulario arcano aparentemente diseñado para mantener a los laicos en un estado de confusión permanente. Supuestamente antidogmática, se ha convertido en un dogma. Fundada sobre el escepticismo extremo y la incredulidad, atrae a los verdaderos creyentes y exige su inmersión total.” (Lehman, 1991; página 55). 

Extractos de: Nikos A. Salingaros, “Anti-Architecture and Deconstruction” (AAAD), Third Edition (Umbau-Verlag, Solingen, 2008). Reprinted by permission. This Chapter is also available in Chinese, French, Italian, and Russian. 

Pide la copia internacional de la Teoría Unificada de la Arquitectura aquí, y la edición norteamericana aquí.

Revisa el texto original en inglés aquí.

Referencias

Christopher Alexander (2001) The Phenomenon of Life: The Nature of Order, Book 1, The Center for Environmental Structure, Berkeley, California. 

Christopher Alexander, S. Ishikawa, M. Silverstein, M. Jacobson, I. Fiksdahl-King & S. Angel (1977) A Pattern Language, Oxford University Press, New York. 

Andrew Bulhak (1996) “Postmodernism Generator”, available online from <http://www.elsewhere.org/cgi-bin/postmodern>.

John Huth (1998) “Latour’s Relativity”, in: A House Built on Sand, Edited by Noretta Koertge, Oxford University Press, New York, pages 181-192.

Léon Krier (1998) Architecture: Choice or Fate, Andreas Papadakis, Windsor, England. Retitled The Architecture of Community, with new material, Island Press, Washington, DC, 2009.

David Lehman (1991) Signs of the Times: Deconstruction and the Fall of Paul de Man, Poseidon Press, New York. 

Christopher Norris (1989) “Interview of Jacques Derrida”, AD — Architectural Design, 59 No. 1/2, pages 6-11. 

Nikos A. Salingaros (2006) A Theory of Architecture, Umbau-Verlag, Solingen, Germany. 

Roger Scruton (2000) “The Devil’s Work”, Chapter 12 of: An Intelligent Person’s Guide to Modern Culture, St. Augustine’s Press, South Bend, Indiana. 

Alan Sokal (1996), “Transgressing the Boundaries: Toward a Transformative Hermeneutics of Quantum Gravity”, Social Text, 46/47, pages 217-252. 

Alan Sokal & Jean Bricmont (1998) Fashionable Nonsense, Picador, New York. European title: Intellectual Impostures.

Edward O. Wilson (1998a) “Integrating Science and the Coming Century of the Environment”, Science, 279, pages 2048-2049. 

Edward O. Wilson (1998b) Consilience: The Unity of Knowledge, Alfred A. Knopf, New York. 

Cita: Nikos Salingaros. "Teoría de la Arquitectura Unificada: Capítulo 2B" [Unified Architectural Theory: Chapter 2B] 28 oct 2013. ArchDaily Perú. (Trad. Hites, Michelle) Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/02-304386/teoria-de-la-arquitectura-unificada-capitulo-2b>