ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Obras
  3. Casino
  4. Brasil
  5. Oscar Niemeyer
  6. 1942
  7. Clásicos de Arquitectura: Casino de Pampulha / Oscar Niemeyer

Clásicos de Arquitectura: Casino de Pampulha / Oscar Niemeyer

Clásicos de Arquitectura: Casino de Pampulha / Oscar Niemeyer
Clásicos de Arquitectura: Casino de Pampulha / Oscar Niemeyer, © Gustavo Neves da Rocha Filho. Cortesia de Arquigrafia (CC BY-NC)
© Gustavo Neves da Rocha Filho. Cortesia de Arquigrafia (CC BY-NC)

© Pedro Kok © Pedro Kok © Flickr renata miyagusku (CC BY-NC-SA) © Flickr Cristiano Maia (CC BY-SA) +31

Por Carlos Eduardo Comas

El Casino de Niemeyer en el lago de Pampulha se encuentra en los alto de un promontorio. La recepción y los juegos se encuentran dentro de una caja casi cuadrada, en una sala hipóstila y en un altillo. Las danzas y actuaciones suceden en el tambor ovalado sobre columnas, el restaurante encima y el bar abajo. El bloque en forma de "T" de la caja alberga la cocina, sobre un muelle de carga y dos áreas de servicio. 

© Pedro Kok
© Pedro Kok
© Gustavo Neves da Rocha Filho. Cortesia de Arquigrafia (CC BY-NC)
© Gustavo Neves da Rocha Filho. Cortesia de Arquigrafia (CC BY-NC)

La caja y el bloque están enfrentando a la avenida y truncando el promontorio. Casi centralizada, la marquesina trapezoidal, que protege la llegada de los automóviles,  extiende un brazo para encuadrar la estatua femenina, una mano para reflejar la proyección del bloque. El tramo de llegada de la calle interior se alinea con el muelle, el de salida con la galería excavada en el lado opuesto de la caja. Dotado de una gran cornisa para ocultar el equipo del escenario, el tambor domina el promontorio y el lago. La caja y el tambor definen un cuadrado de brazos casi iguales. Una exposición de la cubierta de la caja crea un pórtico entre ellos. Casi tan alto y largo como la caja, el bloque se levanta subordinando medio piso más abajo.

Plantas Baixas e Cortes. Cortesia de Carlos Eduardo Comas
Plantas Baixas e Cortes. Cortesia de Carlos Eduardo Comas

Los tres volúmenes están hábilmente entrelazados. Dentro de la caja, una nave adyacente al bloque incluye un doble altura de recepción al frente de una circulación y una columna de servicio en tres niveles. Dos metros por encima del nivel de recepción, una galería se extiende a lo largo de la pista llena de baños, los pasillos, el acceso a la cocina, las escaleras y las oficinas de servicio. La administración está en el recorrido. Los vestuarios están al nivel del muelle. Una estrecha escalera de caracol al lado de la recepción proporciona una conexión rápida entre el salón y la galería . En la sección intermedia, la galería se convierte en el nivel de las rampas entre la sala y el entresuelo, avanzando en línea recta y paralela a la entrada principal. Más allá de la caja, la galería se divide en dos rampas curvadas alrededor del escenario, una de las cuales conecta la cocina al restaurante. El esquema de la circulación se completa con una escalera interior, que une a los vestuarios teatrales, y una externa, que une el restaurante de la terraza y el bar contiguo.

© Pedro Kok
© Pedro Kok

Por otro lado, la relación entre la vivienda, el cilindro, el bloque y la terraza acristalada asegura cuatro elevaciones tripartitas, cada una con un elemento central proyectándose sobre columnas. El acceso es frontal, pero la oblicuidad anima el proyecto. Los elementos de la composición toman forma de "L", con ejes perpendiculares al radio de la curva hecha por el automóvil antes de llegar a la marquesina. La relación entre el cilindro y la caja se asemeja a la relación entre las figuras homólogas del bloque y la terraza acristalada. La simetría diagonal se reitera en la articulación de la entreplanta en forma de L con el salón y la recepción casi cuadrada.

© Pedro Kok
© Pedro Kok

La terraza acristalada del Casino se posa sobre el acero fino. Sus brazos son arqueados con una delicada nota de ortogonalidad dominante, robando  la cabina en Garches para encuadrar la estatua de Zamoisky. En Montecarlo, es costumbre que los jugadores toquen la rodilla de un caballo de bronce para la suerte. En Pampulha, la estatua yacente es una figura femenina, lo que hace recordar que es una diosa que gobierna el destino, el destino y las oportunidades en la mitología latina. Fortuna tenía el poder de levantar el mortal indigno y rebajar a los poderosos; ella controlaba el destino de todo viviente, proporcionando de fertilidad a los hombres, las plantas y los animales, y se representó como una mujer ciega sosteniendo un timón para dirigir el curso del mundo, y un cuerno de la abundancia de las riquezas que pudiera quitar el cuerno Amaltea, la cabra que amamantó al niño Júpiter, la abundancia prometida por Dios a la familia propietaria del animal. Curiosamente, el brazo arqueado puede ir a través de cuerno estilizado o bien aumentando el lazo, ambos atributos de Diana Nocturna. En el lado opuesto, cruzando un sector de la secuencia de entrada en el Ejército de Salvación, dos apoyos delínean, esperanzados, la V de la victoria, Si non è vero, è bene trovato. Hedonismo nunca significó cerebro vacío. 

© Pedro Kok
© Pedro Kok

Referencia: Carlos Eduardo Comas, "O Cassino de Niemeyer e os delitos da Arquitetura Brasileira", ARQTEXTO, no. 10-11, 2007.

Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta. Cita: Fracalossi, Igor. "Clásicos de Arquitectura: Casino de Pampulha / Oscar Niemeyer" [Clássicos da Arquitetura: Cassino da Pampulha / Oscar Niemeyer] 19 nov 2013. ArchDaily Perú. (Trad. Duque, Karina) Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/02-311342/clasicos-de-arquitectura-casino-de-pampulha-oscar-niemeyer>
Leer comentarios