El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Las villas olímpicas abandonadas son una oportunidad para miles de refugiados

Las villas olímpicas abandonadas son una oportunidad para miles de refugiados

Las villas olímpicas abandonadas son una oportunidad para miles de refugiados
Las villas olímpicas abandonadas son una oportunidad para miles de refugiados, © <a href="https://www.flickr.com/photos/gsfc/7651367324/">NASA Goddard Space Flight Center [Flickr]</a>, bajo licencia <a href="https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/">CC BY 2.0</a>. ImageComplejo Olímpico de Deportes de Atenas en 2004
© NASA Goddard Space Flight Center [Flickr], bajo licencia CC BY 2.0. ImageComplejo Olímpico de Deportes de Atenas en 2004

En 2016 Europa se enfrentó a la migración más masiva de su historia desde la Segunda Guerra Mundial, y en países periféricos como Grecia, Montenegro y Turquía, los campamentos de refugiados no dan abasto para recibir más gente. Mientras tanto, la Unión Europea sigue enredada en negociaciones con una empoderada Turquía, país convertido en tapón migratorio desde el Oriente. Para peor, el ambiente se ha enrarecido en los últimos años por un tufillo xenofóbico y racista que se creía superado en pleno siglo XXI.

Ante el miedo y el desborde, la actual crisis migratoria en Europa ha vuelto a materializar fronteras que creíamos evaporadas. Y esto es únicamente una parte del problema, pues cientos de miles de personas que ya entraron al viejo continente viven diariamente la angustia de no saber dónde pasarán la noche, tras lograr escapar de la guerra civil en Siria, las vueltas de la Primavera Árabe y la inestabilidad sociopolítica de Afganistán.

Mientras se resuelven peticiones de asilo, procedimientos jurídicos y vacíos legales, es urgente reflexionar sobre cómo la situación de los campamentos de emergencia puede ser subsanada —mas no resuelta— gracias a los equipamientos abandonados tras la celebración de Mundiales y Juegos Olímpicos. Si bien ya existen casos de reformulación, en ningún caso ha sido consecuencia de la planificación, sino de la desesperación de autoridades y la oportunidad de refugiados, respectivamente.

Turín y Atenas: de deportistas a refugiados

© <a href="https://www.flickr.com/photos/marcoscala/105274192/">Marco Scala [Flickr]</a>, bajo licencia <a href="https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/">CC BY 2.0</a>. ImageVilla Olímpica de Turín en 2005
© Marco Scala [Flickr], bajo licencia CC BY 2.0. ImageVilla Olímpica de Turín en 2005

En Europa ya se conocen dos casos de ocupación de infraestructura abandonada —uno más esperanzador que el otro— y que han motivado la publicación del presente artículo: en 2016, más de 35.000 refugiados se quedaron en Grecia sin poder cruzar la frontera con Macedonia camino a Alemania. Ante el caos, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados reubicó a 3.000 de ellos en un estadio de béisbol abandonado tras los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, informaba CNN en su momento.

Ese mismo año, The Guardian reveló que la abandonada villa olímpica construida para las Olimpiadas de Invierno en Turín (Italia) había sido tomada silenciosamente por una centena de refugiados africanos en 2013, cuando la crisis migratoria no existía para los medios y la cobertura se reducía al puñado de inmigrantes que morían ahogados tras intentar cruzar el Mediterráneo. En la actualidad, más de mil personas viven en el recinto olímpico.

En su momento, como explica Nicoló Vasile, activista del Comitato Solidarietá Rifugiati e Migranti, el objetivo era "hacer entender al gobierno local que esta gente no estaba sola, que no estaban abandonados, que están unidos, que tienen derechos, y que están reconquistando esos derechos, reconquistándolos con la ocupación".

© <a href="https://www.flickr.com/photos/marcofieber/3194079231">Marco Fieber [Flickr]</a>, bajo licencia <a href="https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">CC BY-NC-ND 2.0</a>. ImageInstalaciones en Turín de los Juegos Olímpicos de Invierno realizados tres años antes
© Marco Fieber [Flickr], bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0. ImageInstalaciones en Turín de los Juegos Olímpicos de Invierno realizados tres años antes

Una nueva voluntad

© <a href=" https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=50385238">Gabriel Heusi/Brasil2016.gov.br</a>, bajo licencia <a href="https://creativecommons.org/licenses/by/3.0/">CC BY 3.0</a>. ImageParque Olímpico da Barra en los Juegos Olímpicos de Rio 2016.
© Gabriel Heusi/Brasil2016.gov.br, bajo licencia CC BY 3.0. ImageParque Olímpico da Barra en los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

Como suele pasar, la postulación de las ciudades a ser sedes de Juegos Olímpicos y Mundiales radica en los beneficios económicos que traen los flujos de turistas que vienen por un par de días a un lugar que de otra forma no estaría en el mapa turístico. Si bien este aparente axioma se ha puesto en entredicho en reiteradas ocasiones, también para algunas urbes es la oportunidad de mostrarse al mundo como lugares confiables para las inversiones de capitales extranjeros y abiertas al turismo, la cultura y la innovación.

No obstante, son conceptos que se vienen abajo una vez cumplido el objetivo de organizar los eventos: así nacieron las manifestaciones populares previas a Brasil 2014 ("Não vai ter copa") ante el derroche del gasto público en las infraestructuras construidas. Se temía que los estadios quedaran abandonados y convertidos en elefantes blancos. Y así ocurrió: ahora ya vacíos, hablan por sí solos. Sabíamos que no había manera de llenarlos.

© <a href="https://commons.wikimedia.org/wiki/File:1984_Winter_Olympics_Sarajevo_Sports_Complex_1995-06-09_1.JPEG">MSGT Michael J. Haggerty</a>, bajo licencia <a href="https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9487067">dominio público</a>. ImageEl complejo deportivo de las Olimpiadas de Invierno de Sarajevo 1984 fue convertido parcialmente en un cementerio.
© MSGT Michael J. Haggerty, bajo licencia dominio público. ImageEl complejo deportivo de las Olimpiadas de Invierno de Sarajevo 1984 fue convertido parcialmente en un cementerio.

Mientras el Estado asume inversiones convencido de sus múltiples beneficios (ingresos económicos por turismo, mejoría de la imagen país, aparente crecimiento económico), los ciudadanos se resignan a creer que la infraestructura es el principal legado de los Juegos Olímpicos. El verdadero negocio es para las organizaciones deportivas y los auspiciadores transnacionales, quienes son atraídos por sus tasas de rentabilidad y la gran visibilidad que se les asegura a nivel global. Como referencia, la final de Brasil 2014 fue sintonizada por mil millones de personas en todo el mundo

Si los gobiernos locales y nacionales adoptaran una actitud favorable a recibir a estos nuevos ciudadanos (o "fuerza de trabajo", si usted es economista) y rechazaran el concepto de "invasión pasiva", con el que amenazan las múltiples formas del populismo nacionalista europeo, este tipo de rehabilitaciones hablaría mejor de ellos que tres semanas de Olimpiadas. Hablaría mejor que una campaña publicitaria enfocada en vender ciudades como quien vende el ambiente familiar de un restaurant. Hablaría mejor que abalanzarse a los brazos de las transnacionales por inversiones con dudosos beneficios.

Esperemos que, una vez acabada la crisis, sus decisiones hablen para mejor. La infraestructura abandonada, aquella que alguna vez se pensó necesaria y útil para las ciudades, ayudará a cumplir ese objetivo.

Cita: Nicolás Valencia. "Las villas olímpicas abandonadas son una oportunidad para miles de refugiados" 06 feb 2018. ArchDaily Perú. Accedido el . <https://www.archdaily.pe/pe/783921/las-villas-olimpicas-abandonadas-son-una-oportunidad-para-miles-de-refugiados> ISSN 0719-8914