¿Puede la arquitectura resolver nuestras crisis?

¿Puede la arquitectura resolver nuestras crisis?

No es responsabilidad tuya terminar el trabajo [de perfeccionar el mundo], pero tampoco eres libre de desistir”. —Rabbi Tarfon

En un vuelo reciente, un caballero sentado a mi lado notó que estaba leyendo un libro sobre arquitectura. Atreviéndome a entablar una conversación con más de dos horas de tiempo de vuelo restante, confesé que no solo leía, sino que también practicaba arquitectura. Su siguiente pregunta, era si los arquitectos estaban "resolviendo la crisis de vivienda."

"Lo estamos intentando", dije. "Pero es complicado".

Con más claridad de pensamiento o menos inversión para terminar mi libro, podría haber admitido que era una exageración grave decir que los arquitectos estaban resolviendo la crisis de vivienda, o la crisis climática, o cualquier crisis del día que esperaba ser entregada por teléfono cuando el avión aterrizara.

La capacidad de supervivencia de una especie depende tanto de cuán atenta sea a las crisis como de si puede desarrollar herramientas para adaptarse y sobrevivir. Últimamente, parece que nuestra cultura ha cambiado el lema de "atento a la crisis" a "obsesionado por la crisis", amenazando nuestra capacidad de separar el sensacionalismo de los llamados necesarios a la acción. Pero esta conciencia de la crisis también ha aumentado la presión sobre todos nosotros, o al menos, los responsables para examinar realmente si estamos enterrando nuestras cabezas en la arena mientras el mundo arde o haciendo algo para ayudar.

Los arquitectos, con nuestro idealismo utópico, el deseo de resolver las cosas y una pizca de complejo de inferioridad artística.

La mayoría de los arquitectos se preocupan profundamente por los problemas entrelazados con el entorno construido (vivienda, clima, salud, bienestar social) y la evidencia es clara de que muchos de ellos han llegado a un punto de crisis, o al menos necesitan una acción más fuerte de lo habitual. Pero sospecho que retratamos una visión demasiado idealista sobre el poder del diseño para abordarlos. Nos bombardean con artículos sobre tipos de edificios que pueden "resolver" la falta de vivienda, sesiones de conferencias sobre diseños para "resolver" la crisis climática y organizaciones profesionales que elogian la capacidad de los arquitectos para "resolver" la epidemia de soledad. Estos grandes reclamos son esfuerzos de marketing con esteroides, lanzados hacia la profesión para generar clics y aliviar nuestros propios reparos sobre el valor y la necesidad de nuestro trabajo.

Es cierto que a veces creo que la arquitectura maneja un arma desproporcionada en estas batallas. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a una crisis relacionada con la construcción, el asbesto que afecta a las escuelas de Filadelfia, ¿de qué sirve el poder de diseñar un edificio escolar increíble hasta que los políticos locales asignen dinero para reparar el edificio y el distrito escolar decida cómo dividirlo? Del mismo modo, los arquitectos pueden diseñar vecindarios densos y centrados en las necesidades humanas hasta que todos los pastos de vacas actuales se conviertan en grandes tiendas. Pero dichos vecindarios no pueden albergar a más personas si la ordenanza de zonificación prohíbe edificios más densos y el precio de las viviendas unifamiliares continúe excluyendo a los compradores no tradicionales de bajos ingresos.

Esta impotencia percibida es probablemente lo que impulsa a algunos arquitectos a abandonar la profesión y convertirse en desarrolladores (donde reside el control financiero) o planificadores (donde reside el poder de las políticas) o políticos (OK, en realidad no hay muchos arquitectos que se conviertan en políticos, pero ¿tal vez debería ser?).

El poder de un desarrollador, planificador o político puede ser diferente al de un arquitecto, pero si tienen una solución de plata para estas crisis, están resistiendo. La verdad bastante obvia es que las soluciones a los grandes problemas requieren ecosistemas de soluciones y el "ecosistema de soluciones" a los problemas que afectan al entorno construido se compone de planificación, financiación, diseño, construcción y vivienda.

Menos obvias son las formas en que la arquitectura puede tener un rendimiento inferior en su papel. En la forma en que olvidamos durante algunos siglos el papel que juegan los edificios en sus ecosistemas ambientales — n. B. la crisis climática: de manera similar, hemos descuidado examinar y transmitir con precisión cómo los arquitectos podrían desempeñar un papel más efectivo en este ecosistema.

Norvelt, in Westmoreland County, Pennsylvania, a 1,500-acre planned community built in the early 1930s under the WPA and with the help of its nearly 1,200 residents, most of whom were unemployed bituminous coal miners. Images from Special Collections and Archives, Indiana University of Pennsylvania.
Norvelt, in Westmoreland County, Pennsylvania, a 1,500-acre planned community built in the early 1930s under the WPA and with the help of its nearly 1,200 residents, most of whom were unemployed bituminous coal miners. Images from Special Collections and Archives, Indiana University of Pennsylvania.

Aquí hay un conjunto de sugerencias no exhaustivo y no autorizado:

Expande la definición del problema. El producto más potente del diseño es un proceso sistemático para llegar a una solución, este proceso comienza definiendo el problema y cuanto más claro se defina un problema desde el principio, más eficientemente se puede resolver. Considera las entradas de un sitio de construcción típico: microclima, patrones de sol, composición del suelo, topografía, vistas hacia y desde el sitio, patrones de tráfico, sistemas de construcción locales, carácter y recursos vecinos, etc. Los arquitectos analizan, priorizan y sintetizan estos factores a lo largo de su proceso de diseño. Considera el impacto si ampliamos nuestros aportes para incluir preguntas más directas sobre estas crisis ayudando a priorizarlas en nuestra definición del problema.

Analiza primero. Es posible que no le demos a la solución su impulso inicial (por ejemplo, proponer el sitio o el presupuesto), pero nuestra capacidad de pensar simultáneamente de manera integral y específica puede dirigir mejor el impulso: entendemos cómo los detalles impactan el panorama general desde el principio, para usar el sitio y el presupuesto de manera más eficiente. O, en ciertas situaciones que sospecho enfrentaremos con más frecuencia en esta era de cambio climático, sugerir que un sitio se deje sin construir.

Explora diferentes perspectivas. Perspectivas que tienen diferentes experiencias vividas; perspectivas que no tienen un "complejo salvador"; perspectivas que están dispuestas a desafiar las normas; perspectivas que se atreven a ser optimistas.

Comprende las motivaciones. Incluso cuando los arquitectos no son los que toman las decisiones finales, a menudo somos asesores de confianza. Podemos alentar mejores decisiones al comprender las motivaciones de los tomadores de decisiones y luego vincular creativamente esas motivaciones para que aborden problemas más grandes.

Un ejemplo: los espacios de reunión llenos de luz con diferentes escalas a lo largo de la ruta de circulación principal de un edificio de apartamentos, pueden alentar interacciones improvisadas, que pueden proporcionar el marco para reducir los sentimientos de soledad y aislamiento en los residentes. Dichos espacios pueden conducir a tasas de vacantes más bajas en el edificio de departamentos, que puede ser el objetivo principal del cliente.

Two public buildings, both built and funded in the 1930s through the WPA: The Robert N.C. Nix Federal Building (left), in Philadelphia, and the Allentown, Pennsylvaia, Post Office. Images from Wikimedia Commons.
Two public buildings, both built and funded in the 1930s through the WPA: The Robert N.C. Nix Federal Building (left), in Philadelphia, and the Allentown, Pennsylvaia, Post Office. Images from Wikimedia Commons.

Conoce la escala local. Es inútil al menos –y dañino en el peor de los casos– confiar por completo en las generalizaciones sobre una crisis al formular planes de ataque. Los impactos y la gravedad se manifiestan con especificidad hiperlocal. Los arquitectos ya trabajan con especificidad: cada edificio que diseñamos existe en un sitio real con características que son únicas y representativas de una región en particular. La mitigación de los efectos del cambio climático exige un conocimiento de las condiciones y recursos locales.

Conocer la escala local también significa tomarse un tiempo para conocer las necesidades, los temores y los sueños de las personas que viven allí. Los arquitectos tienen habilidades útiles para ayudar en los esfuerzos de divulgación a largo plazo escuchando, investigando y respondiendo, todo mientras construyen confianza con los líderes de la comunidad.

Aprovecha tus herramientas. Al comprender mejor las herramientas bajo nuestro control, podemos emplearlas de manera más efectiva y extender sus límites. Los códigos de zonificación y construcción no son un área que asociamos con la creatividad pero si entendemos sus entresijos. Por ejemplo, podemos encontrar alternativas para permitir más unidades de vivienda en un lote específico, lo que reduce los costos por unidad y proporciona refugio para mas gente.

No subestimes el poder de la visualización. Los arquitectos pasan la mayor parte de su tiempo mirando hacia el futuro: ¿cómo será este espacio cuando terminemos de darle forma? Los ingenieros, estadísticos y economistas pueden proporcionar análisis cuantitativos para las soluciones, pero los arquitectos pueden proporcionar una superposición cualitativa. Hay un poder en una convincente historia visual de cómo son estos futuros; pueden generar esperanza, que no es una herramienta insignificante para superar los obstáculos y la apatía que enfrentamos para llegar a mejores futuros.

No subestimes el poder de la narrativa. Ned Cramer, editor en jefe de la revista Architect, escribió un artículo editorial en 2017 titulado "La arquitectura como un antídoto". Postuló que nuestra disciplina sería más relevante si aumentamos nuestro enfoque en el poder transformador de la función de un edificio, específicamente cómo aborda el tema del consumo de recursos. Pero, también hay un papel para la narrativa:

“Igual de importante, la profesión necesita elaborar una narrativa popular sobre las posibilidades. [Los diseñadores] deberían mostrarle al mundo lo que la arquitectura es capaz de lograr... Debemos presionar, comercializar y hacer proselitismo. Debemos vender el edificio inteligente, eficiente y vivo con pasión y persuasión. Y al hacerlo, señalaremos el camino hacia un futuro mejor."

De hecho, cómo enmarcamos el trabajo que hacemos es una pieza crítica. Los no arquitectos –como mi compañero de asiento de avión– a menudo se preguntan por qué es importante la parte de "diseño" del ecosistema. Al hacer tiempo para contarles, sinceramente, sin los esteroides, aclaramos y desafiamos nuestra propia comprensión, ilustramos el futuro esperanzador que necesitamos para abogar y luchar contra la parálisis provocada por crisis que parecen intratables.

Lucha contra la tiranía de lo urgente. Mirando el paisaje de desastres del que forma parte el entorno construido, es difícil no preguntar por qué alguien debería preocuparse por la relación de un edificio con la topografía y mucho menos de qué material debería ser el revestimiento. Sin embargo, en nuestra prisa por reaccionar ante estas crisis, no podemos reducir nuestro compromiso de hacer buenos edificios que funcionen bien y contribuyan –aunque sea sutilmente– a nuestro legado cultural y cívico compartido. La gelatina puede evitar el hambre inmediata rápidamente, pero una dieta continua no conduce a una salud a largo plazo; se necesita un poco más de tiempo para hacer una comida bien equilibrada.

.

Tómate tu tiempo para los detalles. Debemos encontrar tiempo para centrarnos en los detalles, no para fines frívolos o egoístas, sino porque los detalles están en gran medida bajo nuestro control y sus impactos se suman rápidamente. Por ejemplo, los arquitectos son responsables de especificar los materiales de construcción y si sabemos qué materiales son los más efectivos para reducir el carbono incorporado o aumentar la calidad saludable del aire interior, podemos centrarnos en los mayores impactos cuando los recursos financieros son escasos.

Diseña más allá del borde de la pantalla de tu computadora. Esto se hace mejor diseñando a través de lentes de humildad y empatía, recordando que somos seres humanos, incluso antes de que fuéramos profesionales que se sientan detrás de pantallas de computadora y tableros de dibujo. Debemos pensar continuamente más allá y fuera de cualquier proyecto que esté a la mano: considerar las relaciones construidas dentro de un equipo de proyecto, defendernos con cédulas profesionales y elevar el nivel de discurso que rodea estas crisis.

Es mucho más fácil escribir sobre estas ideas que promulgarlas y para ser muy claros, incluso si los arquitectos aprovecharon nuestro papel en todas las formas anteriores, nunca vamos a diseñar nuestro camino para salir de cualquier crisis.

Hay cambios sistemáticos en los ecosistemas políticos, económicos y sociales en los que operamos que son necesarios para que las soluciones se establezcan. Estos cambios solo se lograrán a través de la educación, la defensa, la organización y la acción política. Vale la pena reconocer esto, tanto para que no nos aburramos de ignorar la urgencia de nuestra responsabilidad como ciudadanos, sino porque los arquitectos tienen cierta experiencia que puede ayudar a organizar, educar y motivar a otros ciudadanos hacia tal cambio.

Mientras trabajamos para lograr estos cambios más importantes, hay cosas que podemos hacer dentro de la profesión de la arquitectura para mejorar los resultados de nuestras actuales calamidades sociales. El diseño tiene poder, pero con un asterisco: su capacidad esté íntimamente relacionada con el ecosistema en el que opera. Que el recordatorio de nuestro lugar en este ecosistema sea reconfortante, porque no estamos luchando solos. Pero cuando los límites de nuestra influencia acechan el borde de nuestra conciencia, dejemos que esta sea una motivación que se aleje de la complacencia y se acerca a acciones –y soluciones– más efectivas.

Sobre este autor/a
Cita: Willis, Ben. "¿Puede la arquitectura resolver nuestras crisis?" [Can Architecture Solve Our Crises?] 18 mar 2020. ArchDaily Perú. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.pe/pe/935797/puede-la-arquitectura-resolver-nuestras-crisis> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.